RSS

Archivo de la categoría: MANIPULACION MENTAL

>Pedro J. Pérez en el programa "Sin Fronteras" de Radio Estepona


>[blip.tv http://blip.tv/play/AYG_%2BgMC%5D

Anuncios
 

>CÓMO CONVERTIRSE EN UN TONTO IGNORANTE Y MANIPULADO – GUÍA PRÁCTICA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN


>

 

>HAARP Denunciado en el Tribunal de La Haya


>

He de decir que el Cambio Climático se debe, desde mi humilde opinión, a una serie de movimientos cósmicos que se producen de forma cíclica.

El Haarp es un invento a gran escala de tecnología radiónica (radiestesia) que puede incidir en la Ionosfera y variar las cargas electro-magnéticas. Esto puede hacer que el imán que conforma la tierra (magma y capas de la corteza) reaccione. Tanto los grandes terremotos y catástrofes naturales, como las guerras, están relacionados directamente con fuertes tormentas solares. Estas tormentas solares, lo que hacen es emitir grandes cantidades de energía en forma de ondas hacia la tierra. Estas ondas tienen la barrera que forma la capa electro-magnética que rodea el planeta, capa que, por cierto, se está debilitando. Entonces se produce una carga de partículas de iones que penetran en la atmósfera e inciden en el magma del interior del planeta. El magma reacciona ante esa presión y se desplaza, pudiendo causar terremotos y erupciones.

En el caso del Haarp, lo que hace es emitir artificialmente fuertes descargas eléctricas a la Ionosfera (simulando el efecto de los residuos provenientes de las tormentas magnéticas solares), pudiendo ocasionar catástrofes que podrían aparentar ser naturales, ya que sería una reacción de la naturaleza ante la acción del uso de esta tecnología por el hombre.

Es obvio que el electro-magnetismo incide de forma determinante en el estado emocional de los seres vivos. Por lo tanto, las variaciones artificiales de cargas electromagnéticas inciden directamente en los seres humanos.

También es obvio que el cerebro recibe y emite ondas electromagnéticas de baja frecuencia. Funciona igual que una radio donde existe el emisor y el receptor. De forma natural se produce una interacción e intercambio entre todos los componentes de la existencia. El problema llega cuando inventan máquinas capaces de sintonizar con esas bajas frecuencias, ya que pueden mandar a tu cerebro lo que quieran y lo confundirías con un pensamiento, con intuición o con cualquier otra cosa imaginaria. De esta forma, pueden controlar la mente.

En cualquier caso, el hecho de que se empiecen a denunciar los deleznables movimientos realizados por aquellos que se han dedicado a manipular a las masas en pos del beneficio propio, siempre es una buena noticia.

………

Haarp el programa militar causante del Cambio Climático denunciado en el Tribunal de la Haya

Como ya sabéis haarp es el programa que controla actualmente el clima de la Tierra, produciendo, sol, lluvia, sequía, nieve, lo que se quiera, tiene la capacidad de producir terremotos y Tsunamis, así como detenerlos antes de que ocurran, a esto en círculos científicos le llaman Geoingeniería

El programa Haarp no sólo tiene la capacidad de destruir el ritmo natural del clima,
es un arma de guerra que lanza rayos que enferman y matan a las personas, controla el clima, controla las comunicaciones, controla la mente de las personas, todo ello lo hace a través de ondas de baja frecuencia.

Para facilitar que las ondas de baja frecuencia del programa haarp lleguen a todos los rincones de la tierra, se utilizan torres de repetidores de frecuencia (Torres Gween) y BARIO, el bario es un metal electro-conductista con el que rocían los cielos de todo el planeta “Chemtrails”

El Bario produce en las personas, alergias, asma, insuficiencia bronco-respiratoria, neumonías y bronquitis así como todo tipo de enfermedades del sistema respiratorio, el bario produce, dolores musculares, dolores de cabeza, malestar, paradas de corazón en personas sanas, así como fuerte deterioro de bazo, hígado, riñones, produciendo fallecimientos por insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal e insuficiencias cardiacas, esto pasa cuando te respiras los chemtrails…

Seguir leyendo: http://revistadespierta.blogspot.com/2009/12/haarp-causante-del-cambio-climatico.html

 

>MANIPULACION MENTAL – PODER DEL PENSAMIENTO – EL SIDA: EL GRAN ENGAÑO


>

EL S.I.D.A.
Por el Dr. Ryke Geerd Hamer, Colonia
Prólogo.

La revista científica alemana raum&zeit, de Munich, que desde la verificación de la Ley de Hierro del Cáncer en Viena, en diciembre de 1988, por la gran autoridad de la cancerología austríaca Pr. Jörg Birkmayer, ha publicado varios artículos acerca de los descubrimientos del Doctor Hamer, considerado como uno de los científicos más interesantes de nuestra época, le da dos veces la palabra en su edición de octubre-noviembre 1989 (nº 42).

En un primer artículo, el Doctor Hamer coloca de nuevo al S.I.D.A. dentro del marco de su sistema ontogenético de los microbios, bacterias y virus, y responde a la pregunta ¿Por qué se muere del S.I.D.A.? A este artículo le sigue una discusión científica entre el Dr. Hamer y el decano de la Facultad de Medicina de Düsseldorf, el Profesor Pfitzer, médico y biólogo, que es una autoridad en la R.F.A. en materia de citopatología e histopatología.

Cómo puede matar el diagnóstico de S.I.D.A.

Si existe alguien que desde un principio haya visto en el S.I.D.A. una gigantesca impostura científica, ése es, sin lugar a dudas, el Doctor Hamer. Aunque por razones distintas a las del Doctor Duesberg. Para el Doctor Hamer, toda enfermedad se inicia en el psiquismo. Pero, al igual que el profesor Duesberg, se quedó perplejo ante lo absurdo de los argumentos adelantados por el profesor Gallo en defensa de su hipótesis del S.I.D.A. Tras haber expuesto sus tesis, el Doctor Hamer describe dos casos impresionantes de personas que hasta el momento habían gozado de buena salud, y a quienes se arrastró hasta la antesala de la muerte con el diagnóstico de S.I.D.A. Estas personas tuvieron la suerte de tropezarse con el libro del Doctor Hamer «Fundamento de una Nueva Medicina». Raum&zeit ha informado en diversas ocasiones acerca del Doctor Hamer, en quien vemos uno de los más interesantes científicos de nuestra época, en:

«Los Focos de Hamer», raum&zeit nº 36, publicado de nuevo;
«Escándalo científico acerca de los Focos de Hamer» raum&zeit nº 40, y
«Sólo los peces muertos se dejan llevar por la corriente», también aparecido en raum&zeit nº 40.
He aquí la exposición que hace el Doctor Hamer acerca del S.I.D.A.:
Las últimas ediciones de la revista científica raum&zeit han presentado a los lectores suficiente cantidad de documentos y hechos. Que me dispensan de repetir ahora esos conocimientos introductorios, y me permiten entrar de lleno en materia.

En 1987, cuando la campaña de pánico del S.I.D.A., perfectamente orquestada, se hallaba en pleno apogeo, yo escribía en el libro Fundamentos de una Nueva Medicina que el S.I.D.A. era la mayor estafa del siglo. Y lo hacía por varias razones… siendo la más importante de ellas el descubrimiento de la Ley de Hierro del Cáncer, es decir, la correlación sistemática entre enfermedad física y causa psico-cerebral. El principal argumento contra las teorías que afirman que el S.I.D.A. es una enfermedad autónoma se basa en el sistema ontogenético de los tumores y el sistema ontogenético de los microbios (hongos, bacterias o virus) que se deduce de ello.

Hagamos una breve recapitulación:

Tal como han demostrado mis investigaciones empíricas, llevadas actualmente sobre más de once mil pacientes, es absolutamente inconcebible que un virus pernicioso, cuyo objetivo es, por así decir, la destrucción de las defensas del organismo, pueda actuar independientemente de los procesos psíquicos y cerebrales, casi «in vitro».

La Ley de Hierro del Cáncer enuncia que toda enfermedad -y no ya únicamente el cáncer- es desencadenada por un S.D.H. (Síndrome Dirk Hamer). Es decir, por un choque conflictual biológico muy específico que, de forma instantánea, impacta simultáneamente en el cerebro y en el organismo creando un Foco de Hamer, visible en el escáner, en el centro de control cerebral que representa al órgano afectado, y creando alteraciones, tumores, etc. en el órgano correspondiente.

El sistema ontogenético de los tumores descubierto por mí en 1987, ordena todas las enfermedades cancerosas y equivalentes en función de la capa embrionaria (endodermo, mesoderno, ectodermo) de la cual provienen, y que se forma en las primeras semanas del desarrollo del embrión.

Por razones ontogenéticas, a cada una de estas capas embrionarias le corresponde una zona específica del cerebro, un cierto tipo de temática conflictual así como una estructura histológica bien definida.

El sistema ontogenético de los microbios los clasifica en función de las tres capas embrionarias, de lo que se deduce:

que los microbios arcaicos, es decir, los hongos y las micobacterias, son de incumbencia del endodermo y, hasta un cierto punto, del mesodermo cerebeloso, pero únicamente en todo caso en lo que concierne a los órganos gobernados por el tronco cerebral (bulbo raquídeo, puente, mesencéfalo y cerebelo).
que todos los microbios viejos, a saber, las bacterias, son de incumbencia del mesodermo y de todos los órganos que lo constituyen, y
que los microbios jóvenes, a saber, los virus, que para hablar con propiedad no son microbios verdaderos, es decir, seres vivos-, son competencia exclusiva del ectodermo, para los órganos gobernados por el córtex cerebral propiamente dicho.
Endodermo Foco de Hamer en el tronco cerebral
Cáncer adenomatoso (tumor: proliferación de tejido)
Mesodermo a) Foco de Hamer en el cerebelo
Cáncer compacto (tumor: proliferación de tejido)
b) Foco de Hamer en la médula cerebral
Cáncer necrótico (tumor: destrucción de tejido)

Ectodermo Foco de Hamer en el córtex cerebral
Cáncer ulceroso epitelial (tumor: destrucción de tejido)
En este contexto competente significa que cada grupo de microbios no trata más que con grupos determinados de órganos, derivados de una misma capa embrionaria. La única excepción a esta regla es la zona limítrofe de los órganos mesodérmicos gobernados por el cerebelo, que son tratados tanto por hongos parásitos y micobacterias (principalmente) como por las bacterias (en menor grado), que normalmente son competencia de los órganos de la capa embrionaria media (mesodermo) gobernados por la médula cerebral.

El momento a partir del cual los microbios pueden trabajar no es, como erróneamente lo habíamos creído hasta ahora, función de factores externos sino más bien algo determinado por el ordenador que es nuestro cerebro.

Y a la vez que para los microbios el «objeto a tratar» no es fortuito sino exactamente determinado por la historia del desarrollo embrionario para cada grupo de microbios (exceptuando el cabalgamiento observado anteriormente), el momento en que los barrenderos reciben la autorización para entrar en faena no es fortuito sino determinado con precisión, en función del sistema ontogenético, por el ordenador que es nuestro cerebro: se trata siempre del inicio de la fase de solución del conflicto, es decir, de la fase de curación.

Los microbios, a los que siempre habíamos tomado como a malvados enemigos, ejército de adversarios temibles intentando aplastarnos, y a los que en consecuencia era preciso eliminar a cualquier costo, se descubren ahora como nuestros mejores amigos, valiosos auxiliares, barrenderos y restauradores bienhechores de nuestro organismo. Sólo empiezan a trabajar cuando nuestro organismo les da la orden concreta, desde el cerebro. Y esta orden siempre les es notificado por el cerebro en el momento justo en el que se inicia la fase de curación, cuando el organismo, pasando de la inervación simpática a la inervación parasimpática, entra en una fase de vagotonía (curación) permanente.

El carácter bifásico de las enfermedades.

Hasta ahora la medicina moderna imaginaba conocer un millar de enfermedades, repartidas más o menos mitad y mitad entre enfermedades frías, como el cáncer o por ejemplo la angina de pecho, la esclerosis de placas, la insuficiencia renal, la diabetes, etc., y enfermedades calientes, como por ejemplo el reumatismo articular, la glomérulo-nefritis, la leucemia, el infarto de miocardio, las enfermedades infecciosas, etc. En las enfermedades frías, los microbios nos aparecían siempre como apatógenos, es decir, desactivados, en tanto que los encontrábamos en plena virulencia en las enfermedades calientes, con lo que imaginábamos siempre que ellos invadían o atacaban un órgano.

Pensábamos pues que era necesario mobilizar a cualquier precio la armada defensiva de nuestro organismo, reforzar el sistema inmunitario contra la armada temible de los invasores, contra los microbios o contra las células cancerosas que buscaban destruirnos. Era una idea completamente falsa.¡Debemos empezar nuestra Nueva Medicina por el principio, desde cero!.

En el esquema fundamental que sigue, toda enfermedad comporta dos fases:

Primera fase. La fase de conflicto activo con simpaticotonía duradera. Al inicio de esta fase de simpaticotonía duradera siempre existe un Síndrome Dirk Hamer. Antes estas primeras fases eran consideradas como enfermedades frías, autónomas, cosa que no eran. A pesar de que durante esta fase simpaticotónica se considera deficiente al sistema inmunitario, en ella no encontrábamos actividad microbiana, es decir, que los microbios eran considerados apatógenos, y por tanto inofensivos.
Segunda fase. La fase de conflicto resuelto con vagotonía duradera. Al principio de esta fase de vagotonía duradera siempre está la solución del conflicto. Antes estas segundas fases eran siempre consideradas como enfermedades calientes autónomas, cosa que no eran. Aunque durante esta segunda fase el sistema inmunitario pareciese funcionar a pleno rendimiento (fiebre, leucocitosis, etc.), los microbios no se sentían en absoluto incomodados y continuaban alegremente montando su juerga. Los mismos microbios a los que antes se había clasificado como apatógenos se convertían de repente en patógenos o extremadamente virulentos, es decir, microbios de naturaleza maligna.
En realidad, las enfermedades de una sola fase no existen. Sencillamente se había olvidado -o no habíamos tenido en cuenta- la cuestión complementaria. He aquí por qué nuestra medicina al completo era totalmente falsa. La Nueva Medicina no reconoce más que enfermedades con dos fases, a saber, una primera fase (fría) y una segunda fase (caliente). Este esquema fundamental es válido para las tres capas embrionarias, y para las enfermedades de los órganos derivados de éstos (Ver esquema).
Esta concepción tiene una inestimable ventaja por encima de la medicina clásica: la Nueva Medicina se puede demostrar sin fallos y reproducir rigurosamente en el triple nivel psíquico, cerebral y orgánico. En una palabra: es precisa, exacta por sí misma. No necesita hipótesis de apoyo como la medicina anticuada, que no podía dar un paso sin estas muletas y sin las cuales hace tiempo que habría sido ya desenmascarada. Por ejemplo, las hipótesis relativas a las células cancerosas malignas que circulan en la sangre arterial. A pesar de que nadie haya podido observarlas jamás, se considera que se diseminan por vía arterial hacia otros órganos para fundar nuevas colonias, tumores-hijo, -denominados metástasis-, de un cáncer preexistente, metamorfoseándose en pleno camino y conociendo pertinentemente qué tipo de metamorfosis debían efectuar. Por el contrario, la Nueva Medicina obtiene su lógica de sí misma, prueba las cosas y obtiene conclusiones sin necesidad de hipótesis de apoyo, prohibidas en nombre de la probidad y seriedad científica.

Imaginémonos a los microbios como a obreros de tres clases:

Los que tienen por misión retirar los desperdicios (basureros). Por ejemplo, el mycobacterium tuberculosis, que descompone los tumores intestinales (de la capa embrionaria interna, el endodermo) durante la fase de curación.
Los que actúan como niveladores de terreno, encargados de cubrir los cráteres, por ejemplo, los virus, cuya misión consiste en rellenar las pérdidas de sustancia producidas en un tejido por las ulceraciones. Sólo podemos encontrar úlceras y virus durante la fase de curación, y eso únicamente en los órganos de la capa embrionaria exterior (ectodermo), gobernada por el córtex cerebral.
Las bacterias, que tratan únicamente con órganos deteriorados (necrosados, osteolisados) de la capa embrionaria media (mesodermo), y tan solo durante la fase de curación consecutiva a la solución del conflicto. Podrían ser comparadas a bulldozeres que quitan los escombros para que se pueda construir una nueva casa, es decir, para que el organismo pueda reconstruirse sobre una base sólida.
Así pues, nuestro organismo hace un llamamiento a sus amigos los microbios para reparar, es decir, para desescombrar, rellenar o nivelar los tumores, necrosis o úlceras que se han producido durante la fase conflictual activa. Algo parecido a la revisión técnica de puesta a punto que se aconseja a los automovilistas.
¿Qué queda del sistema inmunitario?.

Sólo los hechos, con exclusión de supuesto sistema. En efecto, el sistema inmunitario, tal como se concebía hasta ahora ¡no existe! Naturalmente, lo que existen son las sero-reacciones, las variaciones de la fórmula hematológica, las modificaciones de la hematopoyesis, etc. Pero, si los microbios no fueran ya un ejército de enemigos, sino un ejército de aliados, controlados y dirigidos sistemáticamente por el organismo en tanto que simbiotas, ¿qué nos quedaría del supuesto sistema inmunitario? ¿Un ejército de células mortales, de células devoradoras, de linfocitos T, etc. apoyada por un escuadrón de sero-reacciones? El sistema inmunitario, en el sentido que se le ha querido dar hasta ahora, ¡simplemente no ha existido jamás!.

Pero entonces, ¿qué papel juega el S.I.D.A. en todo esto?.

Que el lector me perdone por esta extensa introducción o aducción al tema propiamente dicho, pero era completamente necesaria para comprender lo que sigue. Creo que ahora estará en posición de captar el meollo del problema, es decir, la esencia de la pseudo-enfermedad del S.I.D.A. Espero que al final de este capítulo podrá entender también que esta pseudo-enfermedad no fue, hablando con propiedad, más que una impostura cometida por Gallo y sus compinches, es decir, por algunas esferas sociales que imaginaron este ingenioso medio, legitimado por un bluff científico, para edificar un poder brutal, con base médica, que les permitiera desembarazarse de sectores indeseables. El lector se quedará estupefacto de constatar que es así de simple y lógico, y que funciona a la perfección. Eso sí, sólo es posible a condición de que la prensa -los media- sean amordazados, aceptando sin una crítica seria este proyecto de embrutecimiento global, ¡de la misma manera que lo hacen con el cáncer!

En el caso del S.I.D.A., lo que nos interesa son los virus. El sistema ontogenético de los microbios nos ha enseñado que también ellos tienen un puesto muy determinado en este sistema. Su competencia se extiende a todos los órganos que se derivan del ectodermo (capa embrionaria externa), gobernados por el córtex cerebral. Hemos visto ya que los virus tratan a estos órganos únicamente durante la fase de curación. Los síntomas concomitantes son: vagotonía, generalmente la fiebre, tumefacciones epidérmicas o mucosas (exceptuando las demás, sólo las mucosas con epitelios pavimentosos son afectadas por estas tumefacciones). Sobra decir que estos síntomas, que saltan a la vista, se acompañan naturalmente y sin excepción de cantidad de reacciones hematológicas y serológicas.

En lo que concierne al sistema inmunitario, esa especie de noción nebulosa e indefinida, aplicada para todo e indiscriminadamente tanto en la fase activa del conflicto como en la de resolución, tanto en lo que hace al cáncer, sarcomas y leucemia sin distinción, como en todas las enfermedades infecciosas, cabe decir que a la ignorancia total que reinaba hasta el momento a propósito de la naturaleza y esencia de las enfermedades, le correspondía también una incapacidad total de apreciar y clasificar correctamente el gran número de hechos y síntomas en el terreno serológico y hematológico.

El virus HIV, si es que existe, ha sido bautizado virus de la deficiencia inmunitaria por quienes lo descubrieron, Gallo y compinches. Con ello se daba a entender, sobre todo, que aquellos que resultaban afectados por esta epidemia mortal del S.I.D.A. sucumbían finalmente a la caquexia y a una panmieloptisis, es decir, que no podían ya producir sangre. Ahora bien, este mismo proceso lo encontramos en el cáncer de hueso, o más concretamente, en el cáncer anostósico, es decir, en las osteolisis del sistema esquelético (agujeros de gruyere), que viene siempre acompañado de panmieloptisis (anemia) y cuyo conflicto ad hoc es, según la localización del sector del esqueleto afectado, un conflicto de desvalorización de sí mismo específico. La curación de este tipo de conflicto de desvalorización de sí mismo llevaría a la reconstitución de la cal en la osteolisis (recalcificación) con los síntomas correspondientes a la leucemia.

Cuando un enfermo de S.I.D.A., contra toda expectativa, llega a revalorizarse, la medicina clásica sale del fuego para caer en las brasas, y cambia su caballo tuerto por uno de ciego, sometiendo al convalescente a una cura mortal de quimio-pseudoterapia. Es así como, de una u otra manera, se acaba con él.

Los hechos científicos y pseudocientíficos relativos al S.I.D.A.

Para completar la exposición necesitaría volver a extenderme a fondo sobre innumerables argumentos contra el S.I.D.A. formulados en los últimos buenos artículos de esta revista. Ante la falta de espacio tan solo relacionaré algunos que me parecen importantes, y uno que me parece extremadamente importante.

Nadie ha observado jamás los síntomas obligados que serían de esperar tras una de las llamadas infecciones virales HIV, tales como los que se producen habitualmente en el sarampión o en la rubéola.
En los paciente con S.I.D.A. no se encuentra jamás el virus HIV.
Los principales linfocitos implicados en el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida-S.I.D.A. serían los linfocitos T. Así pues, tan solo habría uno de cada 10.000 que hubiera fagocitado un fragmento del virus, un virus del que no se ha encontrado ningún fragmento completo en ningún paciente de S.I.D.A.. ¿Quién busca pues el 10.000avo linfocito T? ¿Quién le identifica? Son el puro producto de una imaginación desenfrenada.
Es muy extraño lo que el profesor Duesberg explicaba en el nº 39 de raum&zeit, a saber, que desde 1984 el virus HIV había sido reconocido por el Ministerio de Salud de los Estados Unidos como causante del S.I.D.A., y que la patente del S.I.D.A. había sido depositada y homologada antes incluso de que se hubiese publicado el primer estudio americano sobre el S.I.D.A.. ¿Quién tenía tanta prisa, y quién se esconde tras ello? ¿Por qué la prensa en su totalidad se ha apuntado al carro sin el menor espíritu crítico?
Partiendo de que no existen síntomas específicos del S.I.D.A., queda abierto el camino al diagnóstico médico arbitrario. Si un paciente no es seropositivo, pero presenta, por ejemplo, un cáncer, un reumatismo articular, un sarcoma, una neumonía, si tiene diarrea, sufre demencia, micosis, tuberculosis, fiebre, una erupción por herpes, toda clase de síntomas neurológicos o de deficiencias, todo va bien, no hay de qué preocuparse, ya que son enfermedades corrientes completamente normales, según las concepciones vigentes hasta el momento. Pero basta que esa misma persona sea seropositiva para que todos estos síntomas se conviertan de repente en el S.I.D.A. Cabría incluso decir que son metástasis de S.I.D.A., mensajeras de la muerte rápida y atroz del infortunado paciente con S.I.D.A.. Por supuesto, los médicos a favor de la eutanasia les dan al condenado a muerte el beneficio de la jeringuilla eléctrica (ya que de cualquier manera no hay nada que hacer por él ya que el S.I.D.A. es mortal).
Es igualmente muy extraño que el S.I.D.A., que se supone es una enfermedad viral, tenga un comportamiento totalmente diferente de todas las demás enfermedades virales. En efecto, siempre se ha admitido que éstas han quedado vencidas si el test de anticuerpos es positivo.
Pero, el hecho más extraño de todos, que todos los investigadores han mencionado como de pasada aunque sin incitar a ninguno de ellos a sacar la menor consecuencia es que: ¡sólo se convierte en víctima del S.I.D.A. quien sabe que es seropositivo o cree serlo!
¿No resulta extraño que nadie se haya puesto todavía a estudiar más a fondo este fenómeno, que es sin embargo absolutamente sorprendente? Conocemos en efecto poblaciones enteras a las que no les sucede nada a pesar de resultar en un 100% seropositivas. Y aunque seropositivos, los chimpancés, que son monos antropoides, no presentan jamás el menor síntoma susceptible de parecerse al S.I.D.A.
El psiquismo debe pues jugar un papel importante en este asunto.

Efectivamente, si la gente sólo cae espectacularmente enferma si se les dice que son seropositivos, es que ha llegado el momento de ser consciente de lo que le sucede al psiquismo de un paciente que se ve confrontado a un diagnóstico aniquilador que es ¡en un 50% mortal!

¿Son nuestros médicos tan insensibles, que ni uno solo se haya dando cuenta hasta ahora de lo que sucede en un paciente cuando se le confronta brutalmente a un diagnóstico así de fulminante? En efecto, el paciente ignora que todo esto no es más que una mistificación, una impostura fomentada con un objetivo muy determinado por ciertos ambientes. El desgraciado se lo toma al pie de la letra, tanto más cuanto que toda la puesta en escena es efectuada por especialistas de forma completamente profesional.

Dos ejemplos: La mejor ilustración la aportan dos ejemplos sacados de la vida misma:

Primer caso. Un guarda forestal retirado que, a título privado, cuidaba del coto de caza de un fabricante, tuvo un conflicto típico de contrariedad territorial, con ocasión de una querella mantenida con el arquitecto del fabricante acerca del pabellón de caza, a cuyo cuidado estaba el guarda forestal. Una vez resuelto el conflicto, el guarda, durante la fase de curación, desarrolló la obligada hepatitis. Tenía fiebre, casi 38,5, sus valores hepáticos eran altos, y fue hospitalizado. Le cuidaron la hepatitis. La fiebre remitió pronto, y las constantes hepáticas volvieron a la normalidad al cabo de algunas semanas. Hasta aquí, se trata de un caso perfectamente normal.

Desgraciadamente, los concienzudos doctores le habían practicado también un test sanguíneo para la detección del S.I.D.A. Y le salió positivo. El profesor acudió raudo a la cabecera de su cama, muy excitado, se plantó ante él y le soltó solemnemente su veredicto fatal: Señor guarda forestal, tiene usted el S.I.D.A.

«Recibí la noticia como un mazazo», explica el viejo guarda. Él, que hasta entonces había sido el notable más respetado del pueblo, se iba a convertir ahora en objeto de escarnio popular. Le tratarían como a un depravado, nadie volvería a estrecharle la mano ni podría sentarse como antes en un café. Los lugareños, que hasta entonces le acogían cordialmente, le volverían la espalda. Todos sus paseos iban a convertirse para él en una pesadilla: tendría la sensación de pasear entre dos hileras de curiosos. El viejo guarda forestal rompió a llorar. El profesor se despidió de él -eso sí- sin darle la mano, ¡por lo del peligro de contagio!

La misma mañana siguiente era dado de alta en el hospital, también desde luego a causa del peligro de contagio. Le miraban como a un bicho raro, como si cada uno se estuviese diciendo: ¡Es la última persona de quien me hubiese esperado algo así!. Nadie le tendió la mano al despedirse, el profesor estaba demasiado ocupado para atenderle, y presentó sus excusas.

En su hogar, su esposa hizo gala de mayor comprensión, eso sí, aconsejándole sin embargo que no tocase a los hijos ni a los niños pequeños, porque no se sabe cómo se transmite la enfermedad.

Dos días después fue citado por su médico de cabecera, una doctora que le habló a bocajarro de su enfermedad mortal, de la que había sido advertida directamente por la clínica. «Señor guarda forestal», empezó ella, «debemos hablar ahora de la muerte. Yo no le abandonaré, y obtendrá de mí todas las medicinas que le facilitarán la muerte». El pobre viejo guarda al que, dos días antes, el diagnóstico del médico había ya tumbado por el suelo, empezó a caer ahora por un abismo sin fondo.

Durante casi dos semanas, el guarda forestal fue víctima del pánico. Adelgazó, lo que inmediatamente fue atribuido a un síntoma típico del S.I.D.A. Luego, su hermana le dio a leer mi libro: Fundamento de una Nueva Medicina, en el cual se puede ver que todo el pánico desencadenado a propósito del S.I.D.A. no es más que una infame mentira. ¡Eso le dio mucho ánimo!.

Inmediatamente recuperó su anterior apetito, volvió a dormir como antes, a tener las manos calientes. Me llamó por teléfono y se convenció de que lo que le habían hecho creer era realmente una patraña. Se hizo hacer un escáner cerebral, y cuando, dos semanas más tarde, vino a verme a Gratz, pude liberarle de todo resquicio de miedo.

Le aconsejé que no abandonase sus controles para que no sospechasen que cuestionaba los dogmas sagrados de la medicina. En lugar de eso, podría sonreirse cara a cara de sus congéneres, burlándose interiormente de su ignorancia. Sé que es lo suficientemente listo para hacerlo así.

Segundo caso. Tras haberse sometido a una prueba voluntaria, un agente de seguros, compañero sin historia de una pareja homosexual, resulta ser seropositivo. ¡Su amigo era negativo! Hasta entonces todavía no había tropezado con un verdadero problema, el universo era para él un lugar tranquilo. Pero ese mismo día se sintió sepultado bajo una avalancha de conflictos. Fue ingresado allí mismo en la sección de aislamiento de un gran hospital. Nadie volvió a tocarle. Su amigo continuó con él durante los primeros momentos pero acabó abandonándole. Sabe muy bien en qué momento desarrolló un S.D.H.: lo habían examinado de pies a cabeza con guantes aislantes, sin encontrarle nada. Sin embargo, las pruebas detectaban que en su sangre existían anticuerpos anti-VIH, y que el resultado era positivo. Los dos médicos prosiguieron incansablemente sus exámenes. Finalmente, uno de ellos descubrió en la zona interna de la planta del pie derecho una mancha fungiforme, la señaló con el dedo con aire de entendido, y dijo: ¡Helo aquí, un sarcoma de Kaposi! Luego los dos doctores examinaron de nuevo a fondo su pene. En el tercer intento acabaron por encontrar una grieta minúscula, de entre uno y dos milímetros. ¡Ah!, exclamó el otro doctor, ¡ya ha alcanzado el pene!. El paciente comentó que entonces se sintió caer en un pozo sin fondo, tenía la sensación de haber quedado apestado, de haberlo perdido todo, su profesión, sus amigos, el sentimiento de su valía. Se sentía particularmente desvalorizado en el plano sexual. A partir de ese momento, y a pesar de las radiaciones de cobalto a que le sometían contra los malvados virus VIH, fue desarrollando un melanoma a partir del pie derecho, síntoma de un conflicto de impurificación. Las manchas de melanoma azul oscuro hicieron también su aparición en el pene, cuello, y a continuación en el otro pie.

¿Estaban pues en lo cierto los médicos? Al contrario, lo que hicieron fue precipitar a este hombre, perfectamente sano, hacia un conflicto de impureza, tal como se puede constatar en el escáner cerebral sobre el corte de su cerebelo (todavía activo). Al mismo tiempo, y tras su Síndrome Dirk Hamer, el paciente experimentaba una impotencia cada vez más pronunciada. Todos los carcinomas que fueron sucesivamente haciendo su aparición -el melanoma generalizado, las metástasis óseas, las metástasis de cáncer bronquial, correspondientes a los conflictos ad hoc, iban siendo catalogados como metástasis cancerosas del S.I.D.A.-. Finalmente le informaron de que ya no había terapia para él y lo enviaron a su casa, a morir.

Perdió peso rápidamente y fue víctima de un pánico total. Aparentemente tenía vida para tan solo unas semanas. Fue entonces cuando -justo a tiempo, por lo que parece- recibió mi libro Fundamento de una Nueva Medicina. Descubrió que el S.I.D.A. es la mayor estafa del siglo, lo que le pareció plausible, claro y evidente. Desde entonces empezó de nuevo a comer, duerme, ha engordado de nuevo y el melanoma ha dejado de extenderse. Tengo esperanzas de que lo supere, y si lo consigue, los demás podrán tener la seguridad de que realmente es la estafa más grande del siglo.

El paciente hubiera enfermado por igual -según la Ley de Hierro del Cáncer- tanto si el test hubiera dado por error un resultado falsamente positivo, como si realmente lo fuera. Lo que cuenta es que él creyó que era grave y mortal, sólo eso cuenta.

Si el paciente no se hubiera sometido voluntariamente a la prueba del S.I.D.A., no le hubiera pasado nada en veinte años, ya que por aquel entonces gozaba de una salud perfecta. Esto es algo que se corresponde con exactitud a todas las observaciones que llevan efectuadas los investigadores: para enfermar de forma manifiesta, con síntomas (presuntamente) sólidos de S.I.D.A., es preciso saber que se es seropositivo o, por lo menos, ¡tener temores fundados de serlo!

Hay que resaltar que, tanto en el primer caso como en este último (tras el diagnóstico de S.I.D.A., la asociación hecha por el entorno: es un homosexual o un depravado), ha existido una desvalorización de sí mismo y una osteolisis ósea. Los que especulan acerca del S.I.D.A. relacionan la cosa de la siguiente manera: la hematopoyesis ha resultado afectada (formación de glóbulos sanguíneos, principalmente en la médula roja ósea), ¡se trata por tanto de una enfermedad de inmunodeficiencia, de S.I.D.A.! Lo que sucede en realidad es que la desvalorización de sí mismo es la reacción más normal del mundo ante el hecho de ser considerado como un depravado, al que la sociedad proscribe y que, además, se encamina de lleno a una muerte inminente (¡completamente merecida!).

Conclusión.

En el marco de los anteriores artículos publicados hasta el momento en raum&zeit sobre el tema del S.I.D.A., la mentira del S.I.D.A. ha sido ampliamente desenmascarada a nivel teórico. No es únicamente una mentira, es una estafa consciente y deliberadamente perpetrada para construir una posición de fuerza.

Yo consideré que mi misión consistía en examinar más de cerca el hecho -a decir verdad sobradamente conocido- de que únicamente manifiestan síntomas de S.I.D.A. aquellos que se saben seropositivos. En general, todos se limitan a darse por enterados del tema sin cuestionárselo. Y sin embargo, es ahí donde radica el nudo por deshacer para hacer estallar la impostura del S.I.D.A. Es preciso encontrar una respuesta a la pregunta de cómo se llegan a producir los síntomas que se atribuyen a S.I.D.A. y gracias a los cuales las personas pueden ser, y de hecho son, asesinadas.

Sólo la Ley de Hierro del Cáncer responde a esta pregunta, a partir del Sistema Ontogenético de los Tumores.

Los clínicos tienen por costumbre decir: Pero en fin, ¿de dónde proceden los síntomas? ¿De qué mueren los enfermos? La práctica de la eutanasia está generalizándose. ¡Y gracias a estos espeluznantes casos clínicos, la prensa impasible puede continuar celebrando este horrible fraude del S.I.D.A., potenciando el sacrificio de las víctimas!

Con todo mi respeto hacia las refutaciones teóricas de la superchería del S.I.D.A. (que fuí uno de los primeros en descubrir en 1987), creo que estamos en vías de desenmascarar el conjunto de esta impostura y sacar de sus casillas al sindicato del S.I.D.A. Este es, en efecto, el punto crucial que permite a cada paciente comprender perfectamente hasta dónde se intenta quebrantarlo. Es preciso explicar con precisión el mecanismo del S.I.D.A. Hacer que se comprenda como el choque psíquico provocado por los propios médicos, por su diagnóstico y pronóstico, genera los Focos de Hamer cerebrales, y los síntomas, pretendidamente de S.I.D.A., en el órgano.

Son precisamente esos mismos científicos que rehusan hacer públicas las verdaderas relaciones de causa y efecto gobernadas por la Ley de Hierro del Cáncer, quiénes han creado la enfermedad de inmunodeficiencia que denominan S.I.D.A., y quiénes se apresuran ahora a redoblar el cáncer para conservar una segunda enfermedad obligatoriamente mortal que siga asegurándoles el poder.

Que los lectores me excusen, yo soy un hombre eminentemente práctico. Ciertamente es muy interesante discutir del S.I.D.A. manteniéndose en un plano teórico. Pero entre tanto, los infortunados continúan siendo aterrorizados con el S.I.D.A., y son brutalmente asesinados siguiendo un esquema de S.I.D.A. Nuestras brillantes discusiones de salón no son ninguna ayuda para estos pobres diablos. ¡Hemos hacer algo! ¡Todos estamos invitados a movilizarnos, ¡todos somos responsables! ¡Levantémonos por fin, en nuestro país, y pongamos fin a esta tortura!.

Traducido de la publicación LE SIDA.
A.S.A.C. – ASSOCIATION STOP AU CANCER.
B.P. 134.
73001 CHAMBERY CEDEX (Estado francés).

 

>LA MANIPULACION MENTAL Y EL PODER DEL PENSAMIENTO – LA MACROESTAFA DEL SIDA


>

 

>MK ULTRA – CONTROL MENTAL – EL LSD Y LA CIA


>http://video.google.es/googleplayer.swf?docid=-8031913316051034352&hl=es&fs=true

El LSD y la CIA

Los Buscadores de la Verdad

En la primavera de 1942, el General William “Wild Bill” Donovan, jefe de la OSS, antecesora de la CIA durante la guerra, reunió a una media docena de prestigiosos científicos americanos y les pidió llevar a cabo un programa de investigación de alto secreto.

Su misión, Donovan explicó, era desarrollar un discurso que inducen las drogas para su uso en los interrogatorios de inteligencia. Insistió en que la necesidad de que dicha arma era tan grave como para justificar cualquier y todo intento de encontrar.

El uso de drogas por agentes secretos ha sido durante mucho tiempo una parte de capa y espada el folclore, pero esto sería el primer intento concertado por parte de una organización de espionaje estadounidenses para modificar el comportamiento humano a través de medios químicos.

“Nosotros no tenían miedo a probar cosas que nunca se había hecho antes”, afirmó Donovan, quien era conocido por su actitud irresponsable y no convencionales para el comercio de espionaje.

El jefe de la OSS presionado a sus empleados a llegar a una sustancia que podría romper las defensas psicológicas de los espías enemigos y los prisioneros de guerra, causando así una comunicación desinhibida de información clasificada. Misfits Esta droga también sería útil para la detección de personal OSS para identificar simpatizantes de Alemania, agentes dobles, y su potencial.

Científicos OSS creado un muy potente extracto de cannabis y, a través de un proceso conocido como la esterificación, un líquido claro y viscoso fue obtenido. El producto final no tenía color, olor o sabor. Sería casi imposible de detectar cuando se administra a escondidas, que es exactamente lo que los espías de la intención de hacer.

“No hay ninguna razón para creer que cualquier otra nación o grupo familiarizado con la preparación de esta droga en particular”, señaló un documento clasificado de OSS. De ahora en adelante, el OSS se refiere el extracto de la marihuana como TD una cubierta transparente en lugar de la Verdad de drogas.

Varias formas de administración de TD fueron juzgados sobre temas consciente e inconsciente. OSS agentes encontraron que la sustancia viscosa medicamentosos podrían ser inyectado en cualquier tipo de alimentos, tales como puré de papas, mantequilla, aderezos para ensaladas, o en cosas como dulces.

Otro régimen se basó en el uso de tejidos de la cara impregnadas con la droga. Sin embargo, estos métodos presentan desventajas. ¿Y si alguien tenía un apetito voraz en particular? Demasiado TD podría golpear a un sujeto, y dejarlo inútil para los interrogatorios.

El OSS finalmente determinó que el mejor enfoque implicaba el uso de una jeringa hipodérmica para inyectar una solución TD diluido en un cigarrillo o cigarro.

Después de fumar como un elemento, el tema tendría debidamente apedreado, momento en el que un interrogador hábil se iría a vivir y tratar de hacerle soltar la sopa.

Después de las pruebas TD en sí mismos, sus asociados, y el personal militar de EE.UU., agentes de la OSS utilizado la droga operativamente, aunque en forma limitada. Los resultados fueron mixtos.

En determinadas circunstancias, los sujetos TD sentía una necesidad de conducción para discutir psicológicamente cargado de temas. Cualquiera que sea el individuo está tratando de retener se verá obligado a la parte superior de su subconsciente.

Pero también hubo quienes experimentaron reacciones tóxicas más conocido en la jerga de los últimos días como sinvergüenzas. Un drogadicto sin saberlo se volvió irritable y amenazador y se quejó de sentir que era de dos personas diferentes.

La peculiar naturaleza de sus síntomas impide cualquier intento de hacerle preguntas. Así fue como se fue, de un extremo al otro. A veces, TD parecía estimular una oleada de hablar, en otras ocasiones, la gente se paranoica y no dijo una palabra.

La falta de coherencia demostrado ser un gran obstáculo y soñadores de Donovan como su entusiasmo OSS empleados han sido llamados a regañadientes destetados a sí mismos de su locura frigoríficos.

Introduzca Mescalina

Después de la guerra, la CIA y el ejército han sido buscados en el que el OSS había dejado en la búsqueda secreta, por un suero de la verdad. La Armada tomó la iniciativa cuando se inició el Proyecto charla en 1947, el mismo año la CIA fue formada.

Descrito como un programa de ofensiva, la charla iba a buscar la manera de obtener información de las personas independientemente de su voluntad, pero sin violencia física.

Con este fin, el Dr. Charles Savage llevó a cabo experimentos con la mescalina (un semi-sintéticos extraer del peyote, que produce alucinaciones similares a las provocadas por el LSD) en el Instituto de Investigación Médica Naval de Bethesda, Maryland.

Pero estos estudios, que involucró a los animales, así como seres humanos, no se rindió, como suero de la verdad efectiva, y la charla se terminó en 1953.

La Armada se interesó en la mescalina como un agente de interrogatorios cuando los investigadores estadounidenses aprendieron de los experimentos de control mental realizados por los médicos nazis en el campo de concentración de Dachau durante la Segunda Guerra Mundial.

Después de administrar el alucinógeno a 30 prisioneros, los nazis la conclusión de que era imposible imponer la propia voluntad a otra persona como en la hipnosis, incluso cuando la más fuerte dosis de mescalina había dado.

Pero que la droga que ofrece ciertas ventajas a los interrogadores de las SS, que fueron siempre capaces de dibujar, incluso los secretos más íntimos de la materia [] cuando las preguntas que hábilmente puesto. No es de extrañar, los sentimientos de odio y venganza fueron expuestos en cada caso.

Los experimentos de la mescalina en Dachau fueron descritas en un extenso informe de los EE.UU. Misión Técnica Naval, que recorrió Europa en busca de todos los desechos de material industrial y los datos científicos que podrían ser recogidas de la caída del Reich.

Esta misión de crear las condiciones para la importación masiva de más de 600 destacados científicos nazis, bajo los auspicios de clip del proyecto, que bajo la supervisión de la CIA durante los primeros años de la Guerra Fría.

Entre los que emigraron a los EE.UU. de tal manera fue el Dr. Hubertus Strughold, el científico alemán cuyo subordinados jefe (Dr. Sigmund Ruff y el Dr. Sigmund Rascher) estuvieron directamente involucrados en los experimentos de medicina aeronáutica en Dachau, que incluye los estudios de la mescalina.

A pesar de las acusaciones recurrentes que se sancionó médicos atrocidades durante la guerra, Strughold se estableció en Texas y se convirtió en una figura importante en el programa espacial de Estados Unidos.

Después de Werner von Braun, fue el científico nazi arriba empleados por el gobierno estadounidense, y posteriormente fue saludado por la NASA como el padre de la medicina espacial.

Tal vez la cocaína

La CIA estudió la farmacopea de un verdadero de las drogas con la esperanza de lograr un avance. En un momento durante la década de 1950 los agentes secretos del Tío Sam visto la cocaína como un suero de la verdad potencial. Efectos generales de la cocaína se han descuidado un poco, señaló un investigador astuto.

Después de lo cual se realizaron pruebas que permitieron a la CIA para determinar que el polvo preciosos producirá euforia, locuacidad, etc cuando se administran por inyección. Las dosis más grandes, según un documento clasificado anteriormente, puede provocar temor y alucinaciones alarmante.

El documento pasa a informar que contrarresta la cocaína … la catatonía de esquizofrénicos catatónico y concluye con la recomendación de que la droga que estudiar más.

Una serie de derivados de la cocaína se han investigado también desde un punto de interrogación. Procaína, un análogo sintético, fue probado en pacientes con enfermedades mentales y los resultados fueron interesantes.

Cuando se inyecta en el lóbulo frontal del cerebro a través de agujeros de trépano en el cráneo, la droga producida la libertad de expresión y espontánea dentro de dos días en los esquizofrénicos mudo.

Este procedimiento fue rechazado por ser demasiado quirúrgica para nuestro uso. Sin embargo, según un farmacólogo de la CIA, es posible que esta droga podría ser metido en la circulación general de la asignatura sin necesidad de cirugía, hipodérmicas o de alimentación.

Propuso un método conocido como iontoforesis, que consiste en utilizar una corriente eléctrica para la transferencia de los iones de un medicamento elegido en los tejidos del cuerpo.

Capricho de la CIA con la cocaína fue de corta duración. Es posible que estimulaban las narices de más de un pocos espías y producido algunas especulaciones embriagadora, pero después de la inspiración inicial fue de nuevo a cero.

Tal vez las expectativas eran demasiado altas para dar cabida a cualquier droga. O tal vez era necesario un nuevo enfoque al problema.

Heroína

La búsqueda de una técnica de interrogación eficaces finalmente llevó a la heroína. No es la heroína que el ex-pilotos de los nazis bajo contrato de la CIA de contrabando del Triángulo de Oro en el sudeste asiático en las compañías aéreas de propiedad de la CIA durante los años 1940 y 1950, ni la heroína que se ha bombeado en ghettos negro y marrón de los Estados Unidos después de pasar por las redes de contrabando controladas por mafiosos que pluriempleado como asesinos a sueldo de la CIA.

La participación de la Agencia en el tráfico de heroína en todo el mundo, que ha sido bien documentado en la política _El de heroína en el sudeste de Asia por Alfred McCoy, iba mucho más allá del alcance de la alcachofa operación, que se refiere principalmente a la obtención de información de los sujetos recalcitrantes.

Sin embargo, los científicos hicieron ALCACHOFA posibles ventajas de la heroína como una droga de control mental. Según un documento de la CIA de fecha 26 de abril 1952, la heroína se utiliza con frecuencia por la policía y los oficiales de inteligencia sobre una base rutinaria.

La teoría de pavo frío de los interrogatorios: agentes de la CIA determinó que la heroína y el hábito de la formación de otras sustancias que pueden ser útiles a la inversa, debido a las tensiones producidas cuando sean retiradas de los que son adictos a su uso.

LSD

Fue con la esperanza de encontrar la droga milagrosa tan buscada de que los investigadores de la CIA comenzó a incursionar con el LSD-25 en la década de 1950. En el momento muy poco se sabe acerca de los alucinógenos, incluso en los círculos científicos.

El Dr. Werner Stoll, el hijo de Sandoz presidente Arthur Stoll y un colega de Albert Hoffmann, fue la primera persona en investigar las propiedades psicológicas de LSD.

Los resultados de su estudio se presentaron en la revista Archives _Swiss de neurología en 1947. Stoll informó de que el LSD produce alteraciones en la percepción, alucinaciones, y la aceleración en el pensamiento y, además, la droga fue encontrada para mitigar la desconfianza habitual de los pacientes esquizofrénicos.

No se describieron efectos secundarios favorable. Dos años más tarde en la misma revista Stoll contribuyó con un segundo informe titulado “Un agente de Nueva alucinatoria, activas en cantidades muy pequeñas.

El hecho de que el LSD causa alucinaciones no debería haber sido una sorpresa total para la comunidad científica. Sandoz se empezó a interesar en el argot, la fuente natural de todo el ácido lisérgico. El hongo de centeno tenía una reputación misteriosa y contradictoria.

En China y en partes del Medio Oriente se cree que poseen cualidades medicinales, y algunos eruditos creen que pueden haber sido utilizados en los ritos sagrados en la antigua Grecia.

En otras partes de Europa, sin embargo, el mismo hongo se asoció con la horrible enfermedad conocida como Fuego de San Antonio, que se produjo periódicamente como la peste.

Las crónicas medievales hablan de pueblos y ciudades donde casi todo el mundo se volvió loco por unos pocos días después del cornezuelo de centeno-enfermas fue, sin saberlo, molido en harina y se hornea el pan.

Los hombres fueron afectados por los miembros con gangrena que parecía tocones ennegrecidos, y las mujeres embarazadas sufrieron abortos espontáneos. Incluso en los tiempos modernos, ha habido informes de cornezuelo de centeno relacionados con las epidemias.

Nota: En 1951, cientos de ciudadanos respetables en Pont-Saint-Esprit, un pequeño pueblo francés, fue una noche completamente loco. Algunos de los notables de la ciudad saltaron desde las ventanas en el Ródano.

Otros corrían por las calles gritando lindan siendo perseguido por los leones, tigres, y los bandidos con orejas de burro.

Muchos murieron, y cuyos efectos secundarios que sobrevivieron sufrieron extraño durante semanas. En su libro El Día de Fuego de San Antonio, John C Fuller atribuye este brote extraño a la harina de centeno contaminado con cornezuelo de centeno.

Los informes iniciales parecían prometedores. En un caso, el LSD fue entregado a un oficial que había recibido instrucciones de no revelar un secreto militar significativa.

Cuando se le preguntó, sin embargo, le dio todos los detalles de los secretos … y después de los efectos del LSD se había acabado, el oficial no tenía conocimiento de revelar la información (amnesia total).

Informes favorables siguieron llegando, y cuando esta fase de experimentación se terminó, la Oficina de la CIA de la Ciencia de Inteligencia (OSI), preparó un extenso memorándum titulado Potencial nuevo agente de guerra no convencional.

El LSD se decía que era útil para provocar estados verdadera y exacta de los sujetos bajo su influencia durante los interrogatorios.

Además, los datos en la mano sugiere que el LSD puede ayudar a revivir los recuerdos de experiencias pasadas.

Casi parecía bueno para ser verdad un medicamento que descubrió los secretos enterrados en el inconsciente, sino también causa amnesia durante el período efectivo. Las consecuencias fueron francamente asombroso.

Pronto toda la jerarquía de la CIA fue afortunadamente como las noticias de lo que parecía ser un avance importante enviado ondas de choque a través de ondulación de la sede. (CPSnow dijo una vez, la euforia del secreto va a la cabeza.)

Durante años habían buscado, y ahora estaban a punto de encontrar el Santo Grial de la capa y espada el comercio.

Como un agente de la CIA recordó, habíamos pensado en un principio este era el secreto que iba a desbloquear el universo.

Pero la sensación de euforia no duró mucho. Como el secreto de la investigación avanzaba, la CIA empezó a tener problemas.

Finalmente se llegó a reconocer que el LSD no era realmente un suero de la verdad en el sentido clásico. La información precisa no siempre pueden obtenerse de personas bajo la influencia de LSD, ya que induce una marcada ansiedad y pérdida de contacto con la realidad.

Los que recibieron dosis inconsciente experimentado una distorsión intensa de tiempo, lugar, y la imagen corporal, a menudo culmina en reacciones paranoides en toda regla.

Las alucinaciones extraño causado por la droga con frecuencia resultó ser más un estorbo que una ayuda para el proceso de interrogatorio.

Siempre existía el riesgo, por ejemplo, que un espía enemigo, que empezó a viaje fuera se da cuenta de que había sido drogado. Esto podría hacerle demasiado receloso y taciturno hasta el punto de viscosa en su totalidad.

Cuando los científicos de la CIA probó un fármaco para el discurso que inducen efectos y encontró que no funcionó, por lo general ponerlo a un lado y trató de otra cosa. Pero ese no fue el caso con el LSD.

Aunque los primeros informes resultaron demasiado optimistas, la Agencia no se trataba de los descartes como una sustancia poderosa y poco común, simplemente porque no tenía la altura de sus expectativas iniciales.

Tenían que cambiar de marcha. Una nueva evaluación de las implicaciones estratégicas de LSD era necesario. Si, en rigor, el LSD no era una droga de la verdad fiable, entonces ¿de qué otra podría ser usado?

Perplejo

Los investigadores de la CIA estaban intrigados por este nuevo producto químico, pero no sabía muy bien qué hacer con él. El LSD fue significativamente diferente de cualquier otra cosa que conocía. Lo más fascinante de ello, un psicólogo de la CIA recordó, fue que cantidades tan tenido un efecto terrible.

Mere microgramos podría crear confusión mental grave … y hacer que la mente temporalmente susceptibles a la sugestión.

Por otra parte, la droga era incoloro, inodoro e insípido, y por lo tanto fácil de ocultar en los alimentos y bebidas. Pero era difícil predecir la respuesta a la LSD.

El ácido ciertas ocasiones parecía causar una divulgación sin trabas de la información, pero muchas veces la ansiedad abrumadora que experimenta el sujeto obstruido el proceso de interrogatorio. Y hubo cambios de humor inexplicables de pánico total a la felicidad sin límites.

¿Cómo se podría producir un comportamiento de drogas y las reacciones extremas, contradictorias? No tenía sentido. Como la investigación continúa, la situación se volvió aún más desconcertante.

En un momento un grupo de oficiales de Seguridad hizo un giro y sugiere que el ácido mejor podría ser utilizado como una sustancia anti-interrogatorio: Dado que la información obtenida de una persona en un estado psicótico, no sería realista, extraño y muy difícil de evaluar, la auto-administración de LSD-25, que es eficaz en dosis pequeñas, puede en circunstancias especiales, ofrecen una protección temporal contra la parte dispositiva de interrogatorio.

Esta propuesta fue algo parecido a un escenario de píldora del suicidio. Los agentes secretos estaría equipado con micro-gránulos de LSD para asumir misiones peligrosas.

Si cayó en manos del enemigo, y estaban a punto de ser interrogados, podrían estallar una ficha de ácido como medida preventiva y galimatías algarabía. Obviamente, esta idea era impracticable, pero mostró cuán confundido los principales científicos de la CIA estaban a punto de LSD. Primero se pensó que era un suero de verdad, entonces un suero de la mentira, y por un tiempo que no sabía qué pensar.

Para empeorar las cosas, hubo una gran preocupación dentro de la Agencia que los soviéticos y los chinos Roja también pudieran atentar contra el LSD como un arma de espionaje.

Una encuesta realizada por el oficial de la inteligencia científica señaló que del cornezuelo de centeno es un producto comercial en numerosos países del bloque oriental. El hongo enigmática también floreció en la Unión Soviética, sino del cornezuelo de centeno de Rusia todavía no había aparecido en los mercados extranjeros. ¿Podría esto significar que los soviéticos estaban acaparando sus suministros?

Dado que la información sobre la estructura química del LSD está disponible en las revistas científicas ya en 1947, los rusos podrían haber estado acumulando primas del cornezuelo de centeno con el fin de convertirla en un arma de control mental.

Aunque no hay datos Soviética están disponibles en el LSD-25, el estudio llegó a la conclusión de OSI, se debe suponer que los científicos de la URSS están totalmente conscientes de la importancia estratégica de este nuevo fármaco de gran alcance y son capaces de producir en cualquier momento.

Los funcionarios de seguridad propone que el LSD ser administrado a voluntarios en prácticas de la CIA. Este procedimiento demostraría claramente que para seleccionar los individuos de los efectos de sustancias alucinógenas sobre sí mismos y sus asociados.

Además, daría una oportunidad a la pantalla personal de la Agencia para la propensión a la ansiedad, los que no pudo pasar la prueba de fuego sería excluidos de ciertos trabajos críticos.

Esta sugerencia fue bien recibida por el comité de dirección de alcachofa, aunque el representante de Médicos de la CIA, la Oficina consideró que la prueba no debe limitarse únicamente al personal masculino de voluntarios en prácticas, sino que debería ampliarse para incluir todos los componentes de la Agencia. Según un documento de la CIA del 19 de noviembre de 1953, el Comité del Proyecto verbalmente de acuerdo en esta recomendación.

Laboratorios del Estado

Cuando la CIA comenzó a interesarse en el LSD, sólo un puñado de científicos en los Estados Unidos se dedican a la investigación de drogas alucinógenas. Entre los que se beneficiaron de la generosidad de la CIA fue el Dr. Max Rinkel, la primera persona en llevar el LSD a los Estados Unidos.

En 1949 Rinkel, un psiquiatra de la investigación, obtuvo una oferta de LSD de los productos farmacéuticos de Sandoz en Suiza y le dio la droga a su compañero, el Dr. Robert Hyde, que tomó el viaje de ácido primera en el Hemisferio Occidental.

Rinkel y Hyde pasó a organizar un estudio de LSD en el Instituto de Psychopathic Boston, un pionero de la clínica de salud mental de la Universidad de Harvard.

Probaron la droga en 100 voluntarios y publicó los hallazgos iniciales en mayo de 1950 (casi tres años antes de que la CIA comenzó a financiar su trabajo) en la reunión anual de la American Psychiatric Association.

Rinkel anunció que el LSD había producido un trastorno psicótico transitorio en sujetos normales. Esto fue muy significativo, ya que planteaba la posibilidad de que los trastornos mentales pueden ser estudiados objetivamente en un marco experimental controlado.

Rinkel hipótesis fue apoyada y ampliada en el transcurso del mismo foro por el Dr. Paul Hoch, un prominente psiquiatra que también proferir sus servicios a la CIA en los años venideros.

Hoch informó de que los síntomas producidos por el LSD, la mescalina, y los fármacos relacionados son similares a los de la esquizofrenia: la intensidad de la percepción del color, alucinaciones, despersonalización, ansiedad intensa, paranoia y en algunos casos manifestaciones catatónico.

Como Hock decirlo, el LSD y mescalina desorganizar la integración psíquica del individuo. que creía que la profesión médica tuvo la suerte de tener acceso a estas sustancias, por ahora, sería posible reconstruir temporal o psicosis modelo en el laboratorio.

El LSD fue considerado un instrumento de investigación excepcionales en que el tema podría proporcionar una descripción detallada de su experiencia mientras estaba bajo la influencia de la droga.

Se esperaba que un análisis cuidadoso de estos datos que arrojan nueva luz sobre la esquizofrenia y otras enfermedades mentales enigmática.

Tesis histórica Hock de que el LSD fue un psicotomiméticos o la locura que imitan agente causó sensación en los círculos científicos y dio lugar a varias teorías importante y estimulante sobre la base bioquímica de la esquizofrenia. Esto a su vez provocó un aumento del interés en la química del cerebro y abrió nuevos horizontes en el campo de la psiquiatría experimental.

A la luz de la potencia extremadamente alta de LSD, parecía totalmente verosímil que los restos infinitesimales de una sustancia psicoactiva produce a través de disfunción metabólica por el organismo humano puede causar trastornos psicóticos.

Por el contrario, los intentos de aliviar la psicosis lisérgico podría señalar el camino hacia la reducción de la esquizofrenia y otras formas de enfermedad mental.

Nota: Aunque no la cura milagrosa filtró a cabo, vale la pena nada de lo que Thorazine se encontró para apaciguar una reacción LSD y posteriormente se convirtió en un fármaco estándar para el control de pacientes en los manicomios y las cárceles.

En la década de 1950 la CIA se acercó a Dr. Nick Bercel, un psiquiatra que mantiene una práctica privada en Los Ángeles. Bercel fue una de las primeras personas en los Estados Unidos para trabajar con el LSD, y la CIA le pidió que se considere una propuesta inquietante.

¿Qué pasaría si los rusos pusieron LSD en el suministro de agua de una gran ciudad estadounidense? Un saboteador hábil podría llevar bastante ácido en el bolsillo a su vez una metrópoli entera en un manicomio, suponiendo que él encontró la manera de distribuir por igual.

A la luz de este panorama aterrador, se Bercel prestar un servicio patriótico al calcular exactamente cuánto LSD sería necesario para contaminar el suministro de agua de Los Angeles?

Bercel consentido, y esa noche se disuelve una pequeña cantidad de ácido en un vaso de agua del grifo, sólo para descubrir que el cloro neutraliza la droga. No te preocupes, le dijo a su contacto con la CIA, no va a funcionar.

El Organismo tomó esto como un mandato, y otra versión de LSD finalmente fue inventado para superar el inconveniente.

Un estado documento de la CIA en consecuencia, si el concepto de contaminar el suministro de agua de una ciudad parece, o de hecho, resulta ser exagerada (esto no es cierto), todavía existe la posibilidad de contaminar, por ejemplo, el agua suministro de una base de bombarderos o, más fácil todavía, la de un buque de guerra ….

Nuestro trabajo actual contiene la fuerte sugerencia de que el LSD-25 se produce la histeria (risas inexplicable, ansiedad, terror )…. Se requiere mucha imaginación para darse cuenta de lo que podrían ser las consecuencias si la tripulación de un buque de guerra eran tan afectados.

La CIA nunca se puso en contacto con Bercel de nuevo, pero un seguimiento de sus informes de investigación en diversas revistas médicas. Cuando Bercel dio LSD a las arañas, que giró redes perfectamente simétricos.

Los estudios en animales también demostraron que los gatos se encogió ante los ratones no tratados, y que normalmente pescan cerca nadó hasta el fondo de un tanque de agua flotaba cerca de la cima.

En otro experimento del Dr. Louis Joylon (Jolly), West, presidente del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oklahoma, inyecta un elefante con una dosis masiva de 300.000 microgramos.

El Dr. West, un empleado contratado de la CIA y un creyente ferviente en la idea de que los alucinógenos eran agentes psicotomiméticos, estaba tratando de duplicar la locura rutina periódica que supera a los elefantes machos de alrededor de una semana cada año.

Pero el animal no sufrió una psicosis de elefante modelo, sino sólo desplomó y permaneció en un estado de estupor inmóvil. En un intento de revivir el elefante, West administró una combinación de fármacos que terminaron matando a la pobre bestia.

Investigación en humanos

Investigación en seres humanos mostraron que el LSD presentado principalmente en el hígado, el bazo y los riñones. Sólo una pequeña cantidad (.01%) de la dosis original entró en el cerebro, y sólo permaneció allí durante 20 minutos.

Este fue un hallazgo más curioso, como el efecto del LSD no fue evidente hasta que la droga había desaparecido por completo del sistema nervioso central.

Algunos científicos pensaban que el LSD podría actuar como un mecanismo de activación, la liberación o inhibición de una sustancia natural en el cerebro, pero nadie sabía exactamente por qué la droga tenía un efecto tan dramático en la mente. Muchas otras preguntas estaban en necesidad de aclaración.

¿Podría la droga ser mortal? ¿Cuál era la dosis máxima? Fueron los efectos constantes, o hay variaciones de acuerdo a diferentes tipos de personalidad? ¿Podría la reacción se vea agravado por la combinación de LSD con otros productos químicos? ¿Existe un antídoto?

Algunas de estas preguntas se superponían con las legítimas preocupaciones de médicos y los investigadores sobre los estipendios de la CIA publicado versiones no confidencial de su trabajo en prestigiosas revistas científicas.

Sin embargo, estas cuentas se omite información secreta dado a la CIA sobre la forma de LSD afectados operativamente categorías pertinentes tales como las alteraciones de la memoria, alteración de los patrones de sexo, la obtención de información, el aumento de la sugestibilidad, y la creación de la dependencia emocional.

La empresa acudió al Dr. Ewen Cameron, un respetado psiquiatra quien se desempeñó como presidente de la canadiense, la estadounidense, y la Asociación Mundial de Psiquiatría antes de su muerte en 1967.

Cameron también dirigió el Instituto Conmemorativo Allain en Universidad McGill de Montreal, donde desarrolló un método extraño y poco ortodoxo para el tratamiento de la esquizofrenia.

Con el respaldo financiero de la CIA que prueba su método en 53 pacientes con Allain. El tratamiento de las llamadas se inició con la terapia de sueño, en la que los sujetos fueron eliminados durante meses a la vez.

La siguiente fase, depatterning, implicaba electroshock masivas y frecuentes dosis de LSD diseñado para acabar con los patrones de comportamiento pasado. Entonces, Cameron trató de reacondicionar la mente a través de una técnica conocida como conducir psíquico.

Los pacientes, una vez sedado, se limitaban a las habitaciones donde duermen los mensajes grabados en cinta reproduce una y otra de los oradores en virtud de la almohada. Algunos escucharon el mensaje de un cuarto de millón de veces.

Los métodos de Cameron fueron posteriormente desacreditada, y la CIA, de mala gana abandonó la idea de LSD como una técnica de lavado de cerebro.

Pero eso fue poco consuelo para aquellos que sirvieron como conejillos de indias para los proyectos de la mente secretas de la CIA de control. Nueve de los antiguos pacientes de Cameron han demandado al gobierno estadounidense por 1.000.000 dólares cada uno, argumentando que todavía sufren el trauma que les pasó en el Allain.

Esta gente nunca aceptaron participar en un experimento científico, un hecho que refleja el poco crédito a la CIA, aunque los funcionarios del organismo teme que los soviéticos estaban brotando por delante en la carrera por el control de la mente.

De la CIA violó el Código de Nuremberg de la ética médica mediante el patrocinio de los experimentos con sujetos involuntarios. Irónicamente, el Dr. Cameron era un miembro del Tribunal de Nuremberg que juzgó el caso en contra de los criminales de guerra nazis que cometieron atrocidades durante la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que los médicos nazis en Dachau, la CIA víctima de ciertos grupos de personas, que fueron incapaces de resistir: los presos, los enfermos mentales, los extranjeros, los enfermos terminales, desviados sexuales, las minorías étnicas.

Uno de los proyectos se llevó a cabo en el centro de Investigación de Adicciones de los EE.UU. Servicio de Salud Pública Hospital de Lexington, Kentucky. Lexington fue ostensiblemente un lugar donde los adictos a la heroína podría ir a sacudir un hábito, y aunque fue oficialmente un centro penitenciario, todos los reclusos fueron remitidos a los pacientes.

Los pacientes tenían su propia manera de referirse a los médicos, hacks o corvinas, que patrullaban por los locales en los uniformes militares. Los pacientes en Lexington no tenía manera de saber que era una de las 15 instituciones penales y mentales utilizados por la CIA en su super-secreto programa de desarrollo farmacológico.

Para ocultar su papel de la Agencia solicitó la ayuda de la Marina y el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), que sirvió de conducto para canalizar dinero para el Dr. Harris Isbell, un Gung-científico de investigación ho que permaneció en la nómina de la CIA durante más de de una década.

Según documentos de la CIA a los directores de NIMH y de los Institutos Nacionales de Salud eran plenamente conscientes del interés de la Agencia en el trabajo de Isbell y ofreció el pleno apoyo y protección.

La CIA también invirtió un esfuerzo considerable para supervisar los últimos avances en la investigación de LSD en una escala mundial. Especialistas de drogas financiado por la Agencia realizaron viajes periódicos a Europa para reunirse con científicos y representantes de diversas empresas farmacéuticas, incluyendo, por supuesto, Laboratorios Sandoz.

Inicialmente, la empresa suiza siempre LSD a los investigadores de todo el mundo de forma gratuita, a cambio de pleno acceso a sus datos de investigación. (Investigadores de la CIA no ha cumplido con esta disposición.)

En 1953, Sandoz decidió tratar directamente con los Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), que asumió un papel de supervisión en la distribución de LSD a los investigadores estadounidenses desde entonces.

Se trataba de un acuerdo excelente en lo que se refiere a la CIA, para que la FDA se salió de su camino para ayudar al programa de medicamentos en secreto.

Con la FDA como su socio menor, la CIA no sólo tuvo acceso a los suministros de LSD (que Sandoz comercializa por un tiempo bajo la marca Delysid), pero también fue capaz de mantener una estrecha vigilancia sobre los investigadores independientes en los Estados Unidos.

La CIA habría sido el contenido para que el acto de la FDA como un intermediario en sus relaciones con Sandoz, pero como siempre fue suspendido cuando la Agencia se enteró de una oferta que no podía ser rechazada.

Impulsada por los informes de que grandes cantidades de la droga eran de pronto disponibles, de nivel superior oficiales de la CIA autorizó la compra de 10 kilos de LSD de Sandoz, a un precio estimado de 4240.000 suficiente para que un sorprendente 100 millones de dosis.

Un documento de fecha 16 de noviembre de 1953, caracteriza la operación en espera de una operación arriesgada, pero funcionarios de la CIA pensaba que era necesario, aunque sólo sea para impedir cualquier intento de los comunistas podría hacer para conseguir sus manos en la droga. Lo que la CIA pensaba hacer con tan increíble alijo de ácido nunca fue claro.

Midnight LSD Climax

El MK ultrasecreto programa ULTRA fue dirigido por una unidad relativamente pequeña dentro de la CIA conocido como el personal de servicios técnicos (SAT). Originalmente establecido como un mecanismo de financiación complementaria para el proyecto de alcachofa, MK-ULTRA pronto se convirtió en una empresa gigantesca que desbordaron anterior cuenta las iniciativas de control.

Durante un tiempo, tanto el SAT y la Oficina de Seguridad (que dirigió el proyecto alcachofa) se dedican en paralelo las pruebas de LSD, y una rivalidad desarrollada entre los dos grupos.

Los funcionarios de seguridad estaban molestos porque habían conseguido en el primer ácido y entonces esta nueva camarilla comenzó a cortar en en lo que el público ALCACHOFA considera su territorio que le corresponde. El conflicto interno creció hasta el punto en que la Oficina de Seguridad decidió que uno de espiar a su gente en el SAT.

Esto desencadenó una serie de notas entre el informante y de Seguridad de sus superiores, que quedaron consternados al enterarse de que el Dr. Sidney Gottlieb, el químico que dirigió el programa MK-ULTRA, había aprobado un plan para dar ácido a los ciudadanos americanos sin saberlo.

La Oficina de Seguridad nunca había tratado de un gesto irresponsable, aunque tiene su propia idiosincrasia, los operarios de alcachofa, por ejemplo, se está intentando tener a un sujeto hipnotizado matar a alguien, mientras en un trance.

Considerando que la Oficina de Seguridad de LSD utilizadas como un arma de interrogatorio, el doctor Gottlieb tenía otras ideas acerca de qué hacer con la droga.

Debido a los efectos del LSD eran temporales (en contraste con los agentes nerviosos mortales), Gottlieb vio importantes ventajas estratégicas para su uso en operaciones encubiertas.

Por ejemplo, una dosis subrepticia de LSD podría interrumpir el proceso de pensamiento de una persona y le hacen actuar de forma extraña o tontamente en público.

El documento señala la CIA que la administración de LSD a los altos funcionarios sería una cuestión relativamente sencilla y podría tener un efecto significativo en las principales reuniones, discursos, etc

Sin embargo, Gottlieb cuenta de que existía una diferencia considerable entre las pruebas de LSD en un laboratorio y el uso de la droga en operaciones clandestinas.

En un esfuerzo para llenar el vacío, él y sus colegas SAT inició una serie de experimentos en casa diseñado para descubrir qué pasaría si el LSD fue dado a alguien en una vida normal establecimiento sin previo aviso.

Se abordó el problema de forma sistemática, dando un paso a la vez, hasta que llegaron a un punto en que los extranjeros eran zapped sin explicación alguna. Principio todos los servicios técnicos probado el LSD. Se tropezó solo y en grupos.

Un experimento típico que participan dos personas emparejamiento en una habitación cerrada en donde se observaron durante horas a la vez, se ha señalado, y se analizaron sus experiencias. Gottlieb, como explicó más tarde,

Hubo una gran cantidad de auto-experimentación por la razón que pensamos que un conocimiento de primera mano de los efectos subjetivos de estas drogas [era] importante para aquellos de nosotros que participaron en el programa.

Cuando finalmente se enteró de las cuerdas alucinógenas, por así decirlo, estaban de acuerdo entre sí para deslizarse LSD en los demás bebidas.

El objetivo nunca sabía cuándo su vez iba a venir, pero tan pronto como el medicamento fue ingerido un colega SAT le decía que él pudiera hacer los preparativos necesarios, que generalmente significa tomar el resto del día libre.

Inicialmente, los dirigentes de MK-ULTRA restringido las pruebas sorpresa de ácido a los miembros de SAT, pero cuando esta fase se había agotado comenzaron dosificación otro personal de la Agencia, que nunca había pisado antes.

Casi fue todo un juego justo, y viajes de ácido sorpresa se convirtió en algo así como un riesgo ocupacional para los agentes de la CIA. Estas pruebas se consideraron necesarios porque conocimiento previo que los resultados perjuicio de la experiencia.

De hecho, las cosas estaban un poco ronca por la sede. Cuando los funcionarios de Seguridad descubrió lo que estaba pasando, empezaron a tener serias dudas sobre la sabiduría del plan de juego de SAT. Reservas morales no son de importancia capital, era más una sensación de que el MK-ULTRA de personal se había convertido en desquiciado por el alucinógeno.

La Oficina de Seguridad considera que la SAT debería haber ejercido un mejor juicio al tratar con esa sustancia química potente y peligroso. La gota que colmó el vaso fue cuando un informante de Seguridad se enteró de un plan por un bromistas pocos servicios de apoyo técnico para poner LSD en el ponche servido en la fiesta anual de Navidad oficina de la CIA.

Un memorando de seguridad del 15 de diciembre de 1954, observaron que el ácido podía producir demencia grave por períodos de 8 a 18 horas y posiblemente durante más tiempo. El autor de esta nota concluye con indignación y de manera inequívoca que no recomiendan los exámenes en Los Ponches de Navidad tazones suelen estar presentes en las fiestas de Navidad de la oficina.

El propósito de estas primeras pruebas de fuego no era para explorar reinos místicos o de los estados superiores de conciencia. Por el contrario, la SAT estaba tratando de averiguar cómo emplear LSD en las operaciones de espionaje. Sin embargo, hubo momentos en que agentes de la CIA se vieron impulsados a un mundo con visión de futuro y que se sintieron profundamente conmovidos por la experiencia.

Uno de MK-ULTRA veterano lloró delante de sus colegas al final de su primer viaje. Yo no quería que salga, explicó. Sentí que sería volver a un lugar donde yo no sería capaz de mantenerse en este tipo de belleza. Sus colegas asumieron que estaba teniendo un mal viaje y escribió un informe que indica que la droga había hecho psicótico.

Las reacciones adversas a menudo ocurre cuando las personas se les dio el LSD en forma improvisada. En una ocasión, un agente de la CIA descubrió que había sido tratados durante su descanso de la mañana de café.

El tipo de sabía que tenía, un compañero de agente de recordar, pero no pudo recuperarse. De alguna manera, cuando usted sabe que usted ha tomado, se inicia el proceso de mantener la compostura. Pero esto lo agarró antes de que él era consciente, y se alejó de él.

Luego se apartó de ellos y huyeron a través de Washington apedreado fuera de su mente mientras buscaban desesperadamente a su compañero desaparecido.

Informó después, el hombre SAT continuó, que cada automóvil que venía por un monstruo terrible con los ojos fantásticos, a por él personalmente. Cada vez que un coche pasó él se apiñan contra un parapeto, un miedo terrible.

Fue un verdadero horror para él. Quiero decir, es hora de agonía … como estar en un sueño que nunca se detiene con alguien que te persiguen.

Incidentes como éste reafirmó que el MK-tripulación ULTRA lo devastadoras un arma LSD podría ser. Pero esto sólo ha hecho más entusiasmados con la droga. Siguieron surgiendo sobre la gente en una forma que recuerda el ritual de las novatadas de las promesas de fraternidad.

Era demasiado condenados informal, un oficial de servicios de apoyo técnico dijo más tarde. No sabíamos mucho. Estábamos jugando en la ignorancia …. Sólo éramos ingenuos acerca de lo que estábamos haciendo.

Tales bromas se adjudicó su primera víctima en noviembre de 1953, cuando un grupo de técnicos de la CIA y del ejército para el padre de un retiro de tres días de trabajo en un remoto refugio de caza en los bosques de Maryland. En el segundo día de la reunión el Dr. Gottlieb clavó los cócteles para después de la cena con el LSD.

Como la droga empezó a surtir efecto, Gottlieb dijo a todos que habían ingerido una sustancia que altera la mente. En ese momento el grupo se había convertido en bulliciosos de la risa y no pueden mantener una conversación coherente.

Un hombre no le hizo gracia por el inesperado giro de los acontecimientos. El Dr. Frank Olson, un científico del ejército, especializado en la investigación de armas biológicas, nunca había tomado LSD antes, y él cayó en una profunda depresión. Su estado de ánimo no la ilumina cuando la levanta la sesión.

Normalmente, un hombre de familia gregario, Olson regresó a su casa tranquilo y retraído.

Cuando iba al trabajo después del fin de semana, le pidió a su jefe para que le despidan por haber ensuciado el experimento durante la retirada. Alarmados por su conducta errática, los superiores de Olson en contacto con la CIA, que lo envió a Nueva York para ver al Dr. Harold Abramson.

Un respetado médico, Abramson enseñó en la Universidad de Columbia y fue jefe de la clínica de la alergia en el Hospital Mount Sinai. También fue uno de los principales de la CIA, los investigadores LSD y un consultor a tiempo parcial para el Cuerpo Químico del Ejército.

Si bien estos fueron impresionantes credenciales, Abramson no era un psiquiatra entrenado, y fue este tipo de asesoramiento a sus pacientes necesitan desesperadamente.

Durante las semanas siguientes Olson confió sus miedos más profundos a Abramson. Afirmó que la CIA estaba poniendo algo en el café para hacer que se quede despierto en la noche. Dijo que las personas estaban conspirando contra él y oyó voces a horas extrañas que le ordena deshacerse de su cartera que hizo, a pesar de que contenía varios cheques sin cobrar.

El Dr. Abramson la conclusión de que Olson estaba sumido en un estado psicótico … con delirios de persecución que se ha cristalizado por la experiencia de LSD. Se hicieron arreglos para trasladarlo a Chestnut Lodge, un sanatorio en Rockville, Maryland, que contará con la CIA con despacho de psiquiatras. (Al parecer, otro personal de la CIA que sufría de trastornos psiquiátricos se inscribieron en esta institución.)

En su última noche en Nueva York, Olson se registró en una habitación en el Hilton Statler, junto con un agente de la CIA asignados a verlo. Y luego, en las primeras horas de la mañana, el científico de problemas se lanzó de lleno a través de una ventana cerrada de su muerte 10 pisos más abajo.

El suicidio Olson tuvo repercusiones inmediatas en la CIA. Una cubierta elaborada hasta borrar las pistas de las circunstancias concretas que condujeron a su muerte. La viuda de Olson recibió finalmente una pensión del gobierno, y la plena verdad de lo ocurrido no sería revelado por otros 20 años.

Mientras tanto, director de la CIA Allen Dulles, suspendió el en programa de pruebas de casa por un breve período, mientras que se llevó a cabo una investigación interna.

Al final, Gottlieb y su equipo sólo recibió un leve tenor amonestación para el ejercicio de mal juicio, pero no hay registros del incidente se mantienen en sus archivos de personal que sería perjudicial para sus futuras carreras. La importancia de LSD eclipsó cualquier otra consideración, y las pruebas de ácido secreto de sesiones.

Gottlieb estaba listo para emprender la fase final y más audaz de el programa MK-ULTRA: LSD se daría a los objetivos involuntarios en situaciones de la vida real.

Pero que realmente hacen el trabajo sucio? Mientras busca a través de algunos archivos antiguos OSS, Gottlieb descubrió que la marihuana ha sido probada a los participantes confiados en un esfuerzo por desarrollar un suero de la verdad.

Estos experimentos se han organizado por George Hunter White, un oficial duro, pasado de moda estupefacientes que dirigía una escuela de formación para los espías estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Quizá las blancas estarían interesados en la prueba de drogas para la CIA.

Como una cuestión de protocolo Gottlieb primero se acercó a Harry Anslinger, jefe de la Oficina Federal de Narcóticos. Anslinger fue una disposición favorable y accedió a prestarle uno de sus hombres de arriba a la CIA en una base de tiempo parcial. Desde el principio White tenía mucho margen de maniobra en la gestión de sus operaciones.

Alquiló un apartamento en Greenwich Village de Nueva York, y con fondos proporcionados por la CIA, que lo transformó en una casa de seguridad completa con dos espejos, equipo de vigilancia, etc.

Haciéndose pasar por un artista y un marino, Blanco atrajo a la gente regreso a su hogar y se metió a las drogas. Una pista de cómo sus súbditos le fue se puede encontrar en el diario personal de blanco, que contiene referencias de pasada a la sorpresa experimentos con LSD: Gloria se horrores …. Janet alto cielo.

La frecuencia de reacciones adversas llevó Blanco para acuñar su palabra propio código de la droga: Stormy, que era lo que él hace referencia al LSD en sus 14 años como agente de la CIA.

En 1955 Blanco trasladado a San Francisco, donde se establecieron dos casas de seguridad. Durante este período se inició la Operación Midnight Climax, en la que prostitutas drogadictas fueron contratados para recoger a los hombres de los bares locales y traerlos de nuevo a la CIA, financiado burdel.

Los clientes lo Desconocido “fueron tratados a las bebidas atada con el LSD, mientras que Blanco se sentó en un baño portátil detrás de dos espejos, bebiendo martinis y viendo todos los apedrearon y momento Kinky.

Como pago por sus servicios de las prostitutas recibieron $ 100 por noche, más una garantía de White que había interceder en su favor deben ser arrestados, mientras que se dedican a su comercio.

Además de proporcionar datos sobre el LSD, Midnight Climax permitido a la CIA para conocer las tendencias sexuales de los que pasaron por los alojamientos seguros.

Harén Blanco de la prostitución se convirtió en el punto focal de un estudio de la CIA amplia de cómo explotar el arte de hacer el amor con fines de espionaje.

Cuando no estaba de explotación de un prostíbulo de seguridad nacional, las blancas se cruzan las calles de San Francisco localizar vendedores de drogas de la Oficina de Estupefacientes.

A veces, después de un día duro en la jurisdicción invitó a sus amigos narco hasta una de las casas de seguridad para un poco de R & R.

De vez en cuando abrió la cremallera de sus inhibiciones y de fiesta en los locales con gran disgusto de los vecinos, que comenzaron a quejarse de los hombres con armas de fuego en correas de hombro persiguiendo a las mujeres en varios estados de desnudez.

Huelga decir que, siempre había un montón de droga en todo, y los federales de todo, desde muestras de hachís con el LSD.
Por lo que a mí respecta, “White dijo más tarde a un socio”, “pensamiento claro” no era, mientras que existen bajo la influencia de cualquiera de estos medicamentos. Yo me sentía a veces como si estuviera teniendo una mente en expansión experiencia “, pero esto se desvaneció como un sueño, inmediatamente después de la sesión.”

White había toda una escena va por un tiempo. Durante el día luchó para mantener las drogas fuera de circulación, y por la noche se dispensa a los extranjeros. No todo el mundo estaba hecho para este tipo de estilo de vida esquizofrénica, a menudo en blanco y se basó en la botella para conciliar los dos extremos.

Pero todavía hay momentos en que su Jekyll y Hyde rutina consiguió lo mejor de él. Una noche, un amigo que había ayudado a instalar equipos de espionaje para la CIA detenido por la casa de seguridad sólo para encontrar el regordete oficial de narcóticos se desplomó delante de un espejo de cuerpo entero.

White acababa de terminar acabando medio galón de Gibson. El se sentó, con arma en mano, disparando balas de cera en su propio reflejo.

Los experimentos casa de seguridad continuaron sin interrupción hasta 1963, cuando el inspector general de la CIA John Earman se tropiecen accidentalmente con el programa de pruebas clandestinos durante una inspección de rutina de las operaciones de apoyo técnico.

Sólo un puñado de agentes de la CIA fuera de Servicios Técnicos sabía sobre las pruebas de LSD en personas inconscientes, y se Earman Richard Helms, el principal instigador de MK-ULTRA, a la tarea de información no plenamente el nuevo director de la CIA, John J McCone.

Aunque McCone, había sido sustituido por el presidente Kennedy en sustitución de Allen Dulles como el decano de la inteligencia norteamericana, la Ley Helms aparentemente tenía sus propias ideas acerca de quién estaba ejecutando la CIA.

Earman recomienda la congelación de las pruebas de drogas sin saberlo hasta que el asunto fue examinado con detenimiento en el nivel superior de la CIA. Pero Helms, entonces director adjunto de operaciones encubiertas (la posición número dos dentro de la Agencia), defendió el programa.

En una nota de fecha 9 de noviembre de 1964, advirtió que “la CIA capacidad operativa positiva para el uso de drogas está disminuyendo debido a la falta de pruebas reales”, y abogó por la reanudación de los experimentos casa de seguridad.

Aun admitiendo que no tenía “ninguna respuesta a la cuestión moral”, la Ley Helms sostuvo que estas pruebas eran necesarias “para mantenerse al día con los avances soviéticos en esta materia”.

La discusión burocrática en la sede de la CIA no parece molestar a George Hunter White, quien mantuvo en el envío de cupones para “gastos de poco ortodoxa” con el Dr. Sidney Gottlieb.

No existe registro definitivo en cuanto a cuando se dieron por concluidas las pruebas de ácido inconsciente, pero parece que las blancas y la CIA se separaron cuando se retiró de la Oficina de Estupefacientes en 1966. Después Blanco reflexionó sobre su servicio para la Agencia en una carta a Gottlieb:

“Yo era muy pequeña misionero, en realidad un hereje, pero he trabajado en los viñedos de todo corazón porque era divertido, diversión, diversión. ¿Dónde más podría una sangre roja mentira muchacho americano, matar, engañar, robar, la violación y el pillaje con la sanción y la bendición del Altísimo-? “

En ese momento la CIA había desarrollado una “estable de las drogas”, como el LSD, que fueron utilizados en operaciones encubiertas.

La decisión de recurrir el LSD sobre una base operacional fue manejado a través de una comisión especial que informa directamente a Richard Helms, que caracteriza a la droga como “dinamita” y pidió que se “aconseja en todo momento cuando se tenía la intención de uso”.

Un plan de favoritos implicados deslizamiento “P-1” (el nombre en clave de LSD cuando se usa operacionalmente) apoyado a los políticos socialistas o de izquierda en países extranjeros para que se balbuceo incoherente y desacreditar en público.

Fidel Castro fue uno de los líderes del Tercer Mundo blanco de los ataques con ácido sorpresa. Cuando este método resultó inviable, los estrategas de la CIA pensaba en otras formas de avergonzar al presidente cubano. Un sistema implica desempolvar los zapatos de Castro con sales de talio para que su barba cayera.

Al parecer, creían que Castro perdería su carisma a lo largo de su pelo. Finalmente, la Agencia cambió su enfoque de los malos viajes y cerca afeita a la eliminación de Castro por completo.

Gottlieb y su cohorte de SAT se les pidió que preparara una serie de artefactos extraños y venenos bioquímicos de una serie de conspiraciones de asesinato aliándose a la CIA con mercenarios anticastristas y la mafia.

Al presidente egipcio Gamal Abdal Nasser también figuraba de alta en la lista negra alucinógenas de la CIA. Si bien se las arregló para evitar ese destino, otros probablemente tuvieron menos suerte.

Documentos de la CIA citado en un documental de ABC News confirmar que Gottlieb llevaba un alijo de ácido en el extranjero en varias ocasiones durante la Guerra Fría con la intención de la administración diplomáticos extranjeros y estadistas.

Pero los efectos del LSD son difíciles de predecir, cuando se utilicen de manera casual, y que la CIA utilizó el LSD sólo con moderación en las operaciones de este tipo.

Fuente: http://www.a1b2c3.com/drugs/lsd09.htm


Libros interesantes:

EN BUSCA DEL CANDIDATO DE MANCHURIA

SUEÑOS DE ACIDO: HISTORIA SOCIAL DEL LSD, LA CIA, LOS SESENTA Y T ODO LO DEMAS