RSS

Archivo de la categoría: Esencias

>Las múltiples capas de la conspiración I


>

Las múltiples capas de la conspiración I

Si seguimos la conspiración capa por capa hasta su origen, nos encontraremos con varias conspiraciones. Ya el autor suizo y estudioseo de los Vedas Armin Risi nos advierte que no existe una sola conspiración, sino varias luchando entre ellas.

Como en un interminable culebrón, cada uno de esos grupos de poder disfrutan de su momento de dominio sobre los demás grupos. Sí que comparten sin embargo ideologías y motivaciones similares y forman alianzas durante parte del trayecto, conservando en mente que al final de ese tramo el objetivo final y excluyente es para cada una de ellas la dominancia absoluta. El refrán alemán Pack schlägt sich, Pack verträgt sich (La gentuza se pelea, la gentuza se concilia) dá en el meollo del asunto.

Es importante saber que muchas revelaciones de “conspiranoicos” (término que uso con mi más sincero respeto) o de “whistleblowers” (informantes) pueden ser fomentadas o bién facilitadas y dirigidas en su totalidad por algunas de estas Cábalas, ya que si se fomenta la imagen de una sola conspiración todopoderosa, se vence la resistencia hacia ellas por lo desesperanzador que resulta (¿para que hacer nada si ya lo controlan todo?).

Es interesante por lo tanto que quieran dar impresión de unidad, puesto que es la desunión el rasgo caracterizador de los poderes negativos ocultos. ¿Queremos conocer su punto débil? Pues este mismo, razón por la que se esmeran tanto en ocultarlo y parecer uno. ¿Porqué? Para ello hay que ir al tope de la pirámide, al origen mismo de la conspiración de conspiraciones:

La palabra griega “diabolein” , origen de la palabra “diablo”, significa dividir, separar. Y es precisamente la conciencia de la separación con el origen Divino en donde encontramos la fuente del mal.

En la conciencia de Unidad no existe escasez, se es uno con la fuente de toda providencia; somos diversos en la Unidad, cada expresión de la luz tiene su lugar, su razón de ser, su providencia.

En la separación de la fuente no existe la providencia, por lo tanto se está plenamente en la conciencia de escasez, de la que surgen el miedo y la lucha. Donde no hay suficiente para todos, rige la ley del más fuerte, el vampirismo, la predominancia de los pocos sobre los muchos. Tal sistema solo puede funcionar obviamente de manera piramidal.

La misma naturaleza diabólica de las conspiraciones impide cualquier otra cosa que la desunión y la competencia entre ellas. Sin embargo, estamos asumiendo que estas tienen un origen, entonces ¿Habiendo un plan maestro, una sola conspiración a la cabeza de todas las conspiraciones, al final sí se trata de una sola conspiración?

Diabolein, como ente incorpóreo, inspirando a sus seguidores se encarna en la pirámide de poder. Si su alimento es el vampirismo, se establece un sistema de dominadores y dominados, dependientes unos de otros al decidir experimentar la desconexión de la providencia. Si su esencia misma es la separación, la existencia de una sola conspiración diabólica es entonces una paradoja ya que no existe la unidad en la separación.

De allí que se cree un sistema ficticio de unidad, como una burla de la verdadera unidad Divina, en las afiliaciones a grupos de poder en la sombra, en las estructuras rígidas de sus sistemas jerárgicos, en las conspiraciones.