RSS

Archivo de la categoría: Denuncia

>Hotel Puente Romano (Marbella). La empresa pone en peligro cientos de puestos de trabajo


>
En los últimos años, la política de la dirección de la empresa se ha caracterizado por la mala gestión, inversiones sin sentido, falta de control, despilfarro y el progresivo deterioro del servicio al cliente. Lejos de tratar de rectificar errores, se ha tratado permanentemente de ocultar esta mala gestión cargando las tintas contra los trabajadores, atacando nuestro derecho a la baja por enfermedad, aumentando los ritmos de trabajo, recortando personal, aumentando la precariedad laboral, incumpliendo el convenio colectivo, despidiendo trabajadores con toda clase de mentiras sobre ellos y una enfermiza obsesión de recortar los derechos económicos de todos, así como de despedir a los trabajadores con antigüedad. La destrucción de empleo que han conseguido no es moco de pavo, casi cuarenta puestos fijos y decenas de puestos fijos discontinuos en los últimos cuatro años, sobre todo en los departamentos de producción.

La dirección no tiene ningún interés en el futuro del hotel ni de los trabajadores

Los intentos de vender el hotel en los últimos años son de sobra conocidos, la sensación de abandono, desorganización y falta de dirección coherente nos ha ido acompañando. El pasado mes de marzo tuvimos que conocer por los periódicos que el hotel estaba vendido, sin embargo la dirección a día de hoy, tres meses más tarde, sigue negándolo. Es un secreto a voces que el hotel será entregado el próximo 1 de septiembre, sin embargo la dirección se mantiene en silencio. ¿Qué hay detrás para que se nos tenga en vilo a todos los trabajadores sin ninguna información? ¿Es que los trabajadores somos ganado que se compra y se vende sin ningún tipo de consideración? Esta actitud no tiene justificación y es una falta de respeto a más de 500 trabajadores y sus familias.
Las últimas subidas de precios a los clientes, el bloqueo de todo diálogo con los trabajadores y la parálisis de todos los proyectos sólo profundizan en la sensación de que lo único que les importa es hacer “caja” este verano para luego dejar el hotel. Supuestamente, no hay dinero para los trabajadores, pero se prestan millones de euros a Marbella Club para comprar hoteles en Estonia.

Bloqueo y nula voluntad de diálogo de la dirección

A raíz de la intervención judicial del hotel en la llamada Operación Hidalgo, de forma incomprensible la dirección en vez de tratar de retomar un diálogo razonable con los representantes de los trabajadores, aprovechó estas circunstancias para romper toda comunicación. En los últimos meses se nos han puesto excusas ridículas para no atender a las cuestiones laborales cotidianas. Se nos han nombrado interlocutores que ni siquiera tienen nómina conocida en el hotel, la dirección de la empresa no se ha presentado en la comisión paritaria del convenio, se nos ha negado información que se nos debe proporcionar por ley, se nos ha obligado a tener que denunciar ante los tribunales normas laborales básicas e, incluso, se nos ha negado hasta el registro de entrada para las diferentes cuestiones que hemos pedido por escrito. La dirección de la empresa, no contenta con esto, en vez de transmitir tranquilidad a la plantilla ante la situación creada, efectuó los pagos de salarios del mes pasado el día 4 y no cinco días antes como es habitual, sin justificación alguna y en contra incluso de las recomendaciones del administrador judicial.
Los ataques han continuado con los intentos de hacer firmar a los trabajadores contra su derecho a conocer sus turnos, descansos y vacaciones; intentando dividir al personal para no cumplir el convenio colectivo. Los panfletos anónimos, que se descalifican por sí mismos, intentando desprestigiar a los representantes de los trabajadores no son nada nuevo en muchas empresas, se trata de aislar al comité para luego lanzarse sobre los derechos de la plantilla. Pero no van a tener éxito, los trabajadores del Hotel Puente Romano no vamos a permitir que nadie juegue con nuestro futuro como moneda de cambio, ni se pongan en peligro los puestos de trabajo por batallas judiciales de nadie.

Por la consolidación de nuestros derechos económicos y sociales

Debido a diferentes circunstancias del pasado, muchos de los derechos económicos y sociales que tenemos en el Hotel no están firmados en convenio colectivo ni en acuerdo de empresa. La injusta incertidumbre a la que nos tiene sometidos la Dirección en los últimos meses y los indicios claros de venta del hotel, hacen necesario que éstos derechos se consoliden para mantener el máximo de unidad de todos. Además, debemos exigir que se nos garantice de forma clara y precisa qué va a ocurrir con el Hotel y con los puestos de trabajo, cosa que no se está haciendo. Ante la situación creada, el comité hizo un último intento de diálogo en días pasados, enviando una propuesta con toda una serie de puntos relacionados con la venta del Hotel, el mantenimiento de los puestos de trabajo, turnos, contratación, categorías profesionales, incentivos, etc.
Dada la actitud de la empresa parece inevitable el conflicto, por lo que en breve desde el comité se convocará asamblea de trabajadores para decidir las movilizaciones a seguir en julio y agosto.

Por David Bernardo.

Miembro del Comité de Empresa del Hotel Puente Romano.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 agosto, 2007 en Denuncia

 

>¿Corrupción en el sistema o sistema corrupto?


>
Autor : Miguel Jiménez
El Mlilitante
Los robos, el trapicheo, el “timo de la estampita” (ahí tenemos a Forum Filatélico y AFIMSA) se multiplican exponencialmente en las épocas de crecimiento económico, creándose a veces burbujas especulativas de diferente tipo que pueden afectar a la economía. El último informe de la Asociación Hipotecaria Española (28/6/06) ha dejado claro que el actual boom inmobiliario crea riesgos serios para la economía española y ha reclamado cautela ante los que apuestan por el crecimiento descontrolado del sector. El propio Banco de España instó recientemente a la Banca a que no invirtiera en las inmobiliarias. Cuando emergen los aspectos más escandalosos de esta espiral especulativa se originan respuestas como la magnífica manifestación de Marbella de finales de marzo y las de los afectados por el escándalo de los sellos. Por esto, los sectores ligados a la burguesía más seria lanzan un mensaje: “para robar hay que tener cuidado, no se puede ser tan descarado” y proceden a cortar unas pocas cabezas, aunque en lo esencial todo siga igual.

La lista de los detenidos en esta segunda fase de la Operación Malaya abarca, entre otros, a los propietarios o directivos de las principales constructoras de Córdoba (Arenal 2000), Granada (Ávila Rojas) y Málaga (Aifos). Con los datos que ha publicado la propia prensa burguesa se puede afirmar, tal como hemos explicado siempre, que elementos como Gil, Roca, muchos otros que hubo y muchos otros que vendrán, son meros testaferros del poder económico. Podemos decir que hay suficientes elementos sobre la mesa como para que se pudiera encausar legalmente a una buena parte de los alcaldes o ex alcaldes de la Costa del Sol y de otras zonas. Pero, como hemos afirmado antes, el origen de toda la trama corrupta (más bien habría que decir de las tramas que se entrecruzan) tiene su fundamento en el ansia de dinero de unos pocos, una característica esencial del capitalismo.
Algunos discreparán con este punto de vista. Por ejemplo el presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores, en El País del 29/06/06, decía: “en Marbella había mucha gente que tenía 600 apartamentos para vender y que tenía encima una deuda con el banco. Que les concedieran una licencia era una verdadera cuestión de vida o muerte”. Trágico. Pobrecitos estos constructores. De todas formas “mucha gente con 600 apartamentos para vender” no es que hubiera en Marbella… Quizás le traicionó el subconsciente y en vez de “mucha gente” debería haber dicho “todos los constructores”. Quizás. De todas formas también es un pelín exagerado: cuestión de vida o muerte. Más bien debería ser cuestión de tamaño del palacio. Porque, con lo que nos estamos enterando últimamente… Resulta que Rafael Gómez, más conocido como Sandokán, propietario de Arenal 2000, una de las principales constructoras andaluzas, un holding empresarial con más de 20.000 trabajadores, tenía ¡una réplica de la Casa Blanca con su Despacho Oval y todo! Ahí es nada. Menos mal que el Roca se conformaba con tener tigres domesticados y unos pocos cuadros. El nivel de egocentrismo y divismo de estos elementos es tan despreciable como su tren de vida: timbas de póker de tres millones de euros, avenidas con su nombre en varios pueblos de la Costa del Sol, estatuas con su rostro como monumentos públicos, su rostro también en los billetes de entrada del Tívoli World…
La sombra de Marbella
es alargada

Desde estas páginas hemos avisado de que Marbella era tan sólo la punta del iceberg. El tal Sandokán, por ejemplo, tiene su red extendida por toda Andalucía (incluso el ayuntamiento de Córdoba, de Rosa Aguilar, en las filas de IU, le recalificó unos terrenos con unas naves industriales ya construidas, y otros terrenos más en la sierra de Córdoba). De hecho, dentro de lo que es la Costa del Sol, los principales centros de actividad de Sandokán fueron pueblos como Manilva, o sobre todo, Benalmádena (ambos con alcaldes “independientes”), no tanto Marbella.
Muchos de estos “honrados constructores” ya habían sido encausados y condenados en algunos casos. José Ávila Rojas construyó en el tardofranquismo miles de viviendas “para el pueblo”. Después de que se agrietaran se le conoce como Ávila Rajas. La constructora Aifos ha estado ligada a muchos eventos del PP, ha patrocinado el velero del heredero real y es conocida por vender sobre plano (como todas) con la salvedad de que tarda años en empezar la obra, para que el precio del suelo se revalorice aún más y así especular con el terreno mientras usa libremente las cuotas iniciales aportadas por los compradores. Tiene varios juicios pendientes en Málaga.
Podemos hacernos otras preguntas. A una empresa como Ávila Rojas, que estaba en casi quiebra técnica ¿quién le prestó miles de millones y en base a qué para que siguiera con sus negocios inmobiliarios? Sandokán, propietario de Arenal 2000, tiene otras empresas, por ejemplo Arenal Sur 21, participada por Cajasur la caja de ahorros dominada por el obispado de Córdoba, gracias a la dejación de IU y PSOE. Pues bien ¿cuántos créditos ha concedido Cajasur a Arenal 2000 o a Arenal Sur 21? ¿Los que les prestaron dinero no son partícipes de la trama, no sabían donde se iba a usar y de qué manera?
Es hora ya de que los partidos de izquierda denuncien este estado de cosas hasta sus últimos límites, persiguiendo la connivencia existente a la hora de vender una riqueza pública que es de todos (el suelo, la costa, parques municipales, el campo…) por cuatro duros, para mayor beneficio de unos pocos. El dinero incautado a todos estos ladrones debería ir a un Fondo Público que vaya a ayudar y fomentar el empleo de los trabajadores afectados por la crisis que provocan y provocarán estos elementos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2007 en Denuncia

 

>Demostrado: las constructoras montaron todas las tramas corruptas, en marbella y en toda Andalucía


>
Autor : Miguel Jiménez – Málaga
Fecha : ( 10-Julio-2006 )
Categoria : Estado Español
Habiendo ya datos que apuntan a que la desenfrenada orgía constructora está dando síntomas de empezar a agotarse, datos que conocen bastante bien los principales promotores inmobiliarios, éstos tratan de todas formas de seguir sacando la máxima tajada posible. Por una parte las constructoras e inmobiliarias diversifican inversiones en otros sectores de la economía, por otro lado se están desplazando inversiones a otras poblaciones o provincias donde se construyó menos en los últimos años. Al mismo tiempo, salió recientemente el informe de la Asociación hipotecaria española en la que pide poner orden en el entramado inmobiliario que amenaza a los mismos fundamentos de la economía española. Cada vez son más los sectores de la burguesía que piden poner coto a las prácticas más aventureras que propiciaron el boom inmobiliario.

En la construcción hay empresas asentadas y tradicionales que tienen sus contactos con la administración y sacan una buena tajada de la obra pública donde, de todas formas, para llevarse una obra determinada vale todo. Ahí tenemos las comisiones del 3% que se denunciaba que cobraba CiU en Cataluña. Evidentemente hay de todo y otras constructoras, para abrirse un hueco en el mercado, buscan atajos comprando lo que tengan que comprar (terrenos, alcaldes, ayuntamientos…) a la hora de acelerar los procedimientos y requisitos legales que permiten una obra. Tanta búsqueda del dinero fácil con la especulación de terrenos, tanta “ley de la selva”, acentúan esta tendencia de hacer negocios en los márgenes de la legalidad burguesa que, por otra parte, es practicada en mayor o menos medida por todos, y es consustancial al capitalismo.
Los robos, el trapicheo, el “timo de la estampita” (ahí tenemos a Forum Filatélico y AFIMSA) se multiplican exponencialmente en las épocas de crecimiento económico, creándose a veces burbujas especulativas de diferente tipo que pueden afectar a la economía. El último informe de la Asociación Hipotecaria Española (28/9/06) ha dejado claro que el crecimiento actual del boom inmobiliario crea riesgos serios para la economía española y ha reclamado cautela ante los que apuestan por el crecimiento descontrolado del sector. El propio Banco de España instó recientemente a la banca a que no invirtieran en las inmobiliarias. Cuando los aspectos más escandalosos de esta espiral especulativa estallan originan una respuesta en el conjunto de la sociedad: ahí está la magnífica manifestación de Marbella de finales de marzo ante la crisis del ayuntamiento y las de los afectados por el escándalo de los sellos. Es por eso que sectores ligados a la burguesía más seria lanzan un mensaje: “para robar hay que tener cuidado, no se puede ser tan descarado”. Vamos a cortar unas pocas cabezas… aunque en lo esencial todo siga igual.
La lista de los detenidos en esta segunda fase de la Operación Malaya abarca, entre otros, a los propietarios o directivos de las principales constructoras de Córdoba (Arenal 2000), Granada (Ávila Rojas) y Málaga (Aifos)y otras más también bastante conocidas. Con los datos que ha publicado la propia prensa burguesa se puede afirmar, tal como hemos explicado siempre, que elementos como Gil, Roca, muchos otros que hubo, y muchos otros que vendrán, son meros testaferros del poder económico. Podemos decir que hay suficientes elementos sobre la mesa como para que se pudiera encausar legalmente a una buena parte de los alcaldes o ex-alcaldes de la Costa del Sol y de otras zonas. Pero, como hemos afirmado antes, el origen de toda la trama corrupta (más bien habría que decir tramas que se entrecruzan) tienen su fundamento en el ansía de dinero de unos pocos.
Aunque hay algunos que discrepan de este punto de vista. Valga el testimonio del Presidente de la Federación andaluza de Urbanizadores (El País 29/6/06), que es muy ilustrativo: “en Marbella había mucha gente que tenía 600 apartamentos para vender y que tenía encima una deuda con el banco. Que les concedieran una licencia era una verdadera cuestión de vida o muerte”. Trágico. Pobrecitos estos constructores. De todas formas “mucha gente con 600 apartamentos para vender” no es que hubiera en Marbella… Quizás le traicionó el subconsciente al trágico de nuestro presidente y en vez de “mucha gente” debería haber dicho “todos los constructores”. Quizás. De todas formas también es un pelín exagerado: cuestión de vida o muerte. Más bien debería ser cuestión de tamaño del palacio. Porque, con lo que nos estamos enterando últimamente… Resulta que Rafael Gómez, más conocido como Sandokán, propietario de Arenal 2000, una de las principales constructoras andaluzas con un holding empresarial con más de 20.000 trabajadores, tenía ¡¡una réplica de la Casa Blanca con su Salón Oval y todo!! Ahí es nada. Menos mal que el Roca se conformaba con tener tigres domesticados y unos pocos cuadros. El nivel de egocentrismo y divismo de estos elementos es tan despreciable como su tren de vida: timbas de póker de 3 millones de euros, avenidas con su nombre en varios pueblos de la Costa del Sol, estatuas con su rostro como monumentos públicos, su rostros también en los billetes de entrada del Tívoli World…
Ya más en serio, desde estas páginas hemos avisado de que Marbella era tan sólo la punta del iceberg. El tal Sandokán por ejemplo tiene su red extendida por toda Andalucía (incluso el ayuntamiento de Córdoba, de Rosa Aguilar, en las filas de IU, le recalificó unos terrenos con unas naves industriales ya construidas, y otros terrenos más en la sierra de Córdoba). De hecho, dentro de lo que es la Costa del Sol, los principales centros de actividad de Sandokán fueron pueblos como Manilva, o sobre todo, Benalmádena (ambos con alcaldes “independientes”), no tanto Marbella. Como decíamos a principios de abril: “Realmente hay que hablar de que, desde Huelva a Girona, el dinero de los especuladores, bancos, constructoras y mafias de lo más variopinto han hecho y desecho a su antojo en la vida política de los ayuntamientos. En Marbella se pretende centrar la crisis en el antiguo gerente de urbanismo, Roca, pero ¿quién le pagaba a él?”
Muchos de estos “honrados constructores” ya habían sido encausados y condenados en algunos casos. José Ávila Rojas construyó en el tardofranquismo miles de viviendas “para el pueblo”. Después de que se agrietaran se le conoce como Ávila Rajas. La constructora Aifos ha estado ligada a muchos eventos del PP, ha patrocinado el velero del heredero real y es conocida por vender sobre plano (como todas) con la salvedad de que tarda años en empezar la obra, para que el precio del suelo se revalorice aún más y así especular con el terreno mientras usa libremente las cuotas iniciales aportadas por los compradores. Tiene varios juicios pendientes en Málaga. El 12 de junio hubo una concentración de afectados por Aifos ante uno de los juicios en el que se la acusaba de estafa y apropiación indebida.
Con los datos que hay sobre la mesa podemos hacernos otras preguntas. A una empresa como Ávila Rojas, que estaba en casi quiebra técnica hace pocos años ¿quién le prestó miles de millones y en base a qué para que siguiera con sus negocios inmobiliarios? Sandokán, propietario de Arenal 2000, tiene otras empresas, por ejemplo Arenal Sur 21, participada por Cajasur la caja de ahorros dominada por el obispado de Córdoba, gracias a la dejación de IU y PSOE. Pues bien ¿cuántos créditos ha concedido Cajasur a Arenal 2000 o a Arenal Sur 21? ¿Los que les prestaron dinero no son partícipes de la trama, no sabían donde se iba a usar y de qué manera?
Es hora ya de que los partidos de izquierda denuncien este estado de cosas hasta sus últimos límites, persiguiendo la connivencia existente a la hora de vender una riqueza pública que es de todos (el suelo, la costa, parques municipales, el campo…) por cuatro duros, para mayor beneficio de unos pocos ¿Es que los que indujeron y fomentaron la corrupción no van a pagar después de llevarse decenas de miles de millones de euros de beneficios y cargarse nuestras playas y campos? Estos otros corruptos ¿a cuántas decenas de miles de trabajadores van a despedir tan solo en la provincia de Málaga cuando se venga abajo el boom inmobiliario? El dinero incautado a todos estos ladrones debería ir a un Fondo Público que vaya a ayudar y fomentar el empleo de los trabajadores afectados por la crisis que provocan y provocarán estos elementos.
Para terminar valgan algunos datos seleccionados de algunas de las mencionadas empresas:

AIFOS:
Cuenta con la mayor oferta inmobiliaria de la Costa del Sol, la Costa de la Luz y la costa de Almería, con más de 80 promociones en todo el Mediterráneo. 40 millones de euros de beneficio en el último ejercicio (un 80% más que el año anterior). Más de 10.000 viviendas en construcción o en proyecto. Posee 3 hoteles de lujo. Patrocina el Salón Inmobiliario del Mediterráneo, cuya última edición se celebró recientemente en el Palacio de Ferias. Apoya además el Festival de Cine Español de Málaga y fue uno de los principales sostenes económicos de los juegos del Mediterráneo de Almería. Promocionó el velero del heredero real.

Rafael Gómez, Sandokán, Arenal 2000:
En 1996 empieza a construir: 400 viviendas de VPO que le da en concurso el ayuntamiento de Córdoba. Otra empresa suya es Arenal Sur 21, participada por CAJASUR. Posee un hospital de lujo en Benalmádena y proyectaba otros 2 en Manilva y Sevilla. Posee campos de golf con urbanizaciones anexas de miles de viviendas, negocios en la joyería y relojería de lujo. Parque de atracciones Tivoli World de Benalmádena. Tiene planes para crear un centro logístico de importación de productos desde China, más inversión en hostelería, ex-presidente del Córdoba CF. Sus constructoras tienen 17.000 viviendas en construcción o en proyecto … Más de 20.000 trabajadores en sus empresas.
Está construyendo el Parque Joyero de Córdoba, uno de los proyectos estrellas del que se jacta el ayuntamiento de Rosa Aguilar, en 120.000 m2. El ayuntamiento recalificó oportunamente terrenos en la sierra de córdoba, hecho denunciado por asociaciones ecologistas. Otras 4 naves industriales de 40.000 m2 construidas ilegalmente y denunciadas, posteriormente también fueron legalizadas por el ayuntamiento cordobés.
Vive en una mansión que reproduce la Casa Blanca, con su habitación oval y su columnata a la entrada, escoltada por dos alabarderos de bronce. En los jardines, corre un pequeño riachuelo en el que se reflejan estatuas de granito de animales salvajes. La estatua central es de San Rafael, pero lleva su cara. Este empresario conocía personalmente a Juan Antonio Roca, con quien compartió partidas de póquer en la finca El Río, propiedad de Carlos Sánchez, la persona que al principio de los años 80 introdujo, enseñó y guió a Roca en el arte de la especulación inmobiliaria y después lo colocó en Marbella, según publicó EL MUNDO el pasado día 6 de junio. En diciembre de 2004 se llevó a cabo en ese coto de caza de Badajoz una timba de más de tres millones de euros donde participaron ambos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2007 en Denuncia

 

>Un gran negocio para las constructoras


>El problema de la vivienda bajo el capitalismo
Autor : Carlos Ramírez
Fecha : ( 17-Septiembre-2006 )
Categoria : Estado Español
Las dificultades para conseguir una vivienda digna para millones de jóvenes y trabajadores en general, son conocidas por todos. Los que, haciendo un gran sacrificio, logran acceder a ella, se colocan en una situación límite con hipotecas vitalicias, casi hereditarias y con cuotas mensuales que estrangulan la economía familiar.
El precio de la vivienda en términos reales creció casi 14 veces más que los salarios en los últimos 17 años, según un informe de CCOO analizando el periodo de 1987-2004. Así, el precio medio de los pisos en ese periodo creció más de un 130%, mientras que los salarios aumentaron en un 9,6%.
Más del 70% de los ingresos salariales brutos de millones de trabajadores se destinan a este concepto. La deuda familiar a causa de la compra de una vivienda creció en el primer semestre de 2006 un 23% con respecto al mismo periodo de 2005, alcanzando los 526.310 millones de euros. Y el precio de la vivienda sigue aumentando. Según Estadística Registral Inmobiliaria, en el primer trimestre de 2006 el aumento ha sido de un 15,89% con respecto al mismo periodo de 2005.

Esta situación supone una espada de Damocles sobre la economía de millones de trabajadores, vulnerable a cualquier cambio en la coyuntura económica. De hecho, la actual tendencia alcista de los tipos de interés ya está teniendo un gran impacto en los bolsillos de los trabajadores. El Euribor ha pasado del 2,83% en enero de 2006 a un 3,4% en junio de este mismo año. Esto supone en concreto que para un préstamo de 120.000 € con plazo a 20 años, la cuota mensual aumenta en 76,8 euros, lo que supone 922 euros al año. Y la tendencia es a que los tipos sigan creciendo.

Beneficios insultantes de las grandes constructoras

En estas condiciones, sobre el sudor, el esfuerzo y el sacrificio de millones de obreros, se alzan los insultantes beneficios de las grandes constructoras (el beneficio neto de FCC en la primera mitad de 2006 fue de 258,5 millones de euros, lo que supone un 33,9% más con respecto al mismo período del año anterior. Ferrovial obtuvo un incremento de beneficios del 19,8% y ACS de un 38%) y de los grandes bancos (la banca obtuvo unos beneficios en los primeros seis meses de 2066 de 8162 millones de euros, un 48,7% más que en el mismo periodo de 2005, acaparando el BBVA y el Santander el 80% de ese beneficio).
Estamos asistiendo a un trasvase masivo de riqueza de la clase trabajadora a manos de los capitalistas. El mecanismo es simple; el precio de la vivienda está por las nubes (por el control que los capitalistas ejercen sobre el sector), el obrero paga a la empresa constructora este precio desorbitado gracias a un crédito que le ha concedido el banco, el cual tendrá que devolver en 20, 30 e incluso 40 años a un determinado tipo de interés. Realmente lo que tenemos en la práctica es al banco propietario de la vivienda y al trabajador pagando un astronómico alquiler de por vida cuyo montante final supone una cantidad mucho mayor que la ya escandalosa cantidad que en su día se embolsó el constructor.
El alto precio de la vivienda tiene un componente decisivo de especulación, alentado por los capitalistas para conseguir márgenes de beneficios astronómicos. Al respecto Engels escribía en 1872 en su libro Contribución al problema de la vivienda, lo siguiente: “Lo cierto sin embargo, es que ya hoy existen en las grandes ciudades edificios suficientes para remediar en seguida, si se les diese un empleo racional, toda verdadera penuria de la vivienda. Esto solo puede lograrse, naturalmente, expropiando a los actuales poseedores y alojando en sus casas a los obreros que carecen de vivienda o viven hacinados en las suyas.”
Esta especulación empieza con el acaparamiento de grandes cantidades de terreno por las grandes empresas. La ley del suelo del PP de 1998, gracias a la cual se liberalizó el suelo, dio alas a la especulación. La filosofía de cuanto más suelo en el mercado, más oferta y por lo tanto menos precio, se ha convertido en una burla y lo que ha conseguido es hacer más fácil que las grandes empresas puedan acaparar suelo para así hacer negocio.

Connivencia y colaboración de las administraciones locales

Las administraciones locales colaboran recalificando los terrenos que más interesan a los empresarios y en parte también para financiarse. El Ayuntamiento de Madrid, por ejemplo, ha cuadriplicado sus ingresos desde 1999 por la venta de suelo público. Qué duda cabe que este mecanismo es una gran fuente de corruptelas, como ponen de manifiesto las “Marbellas” que continuamente salen a la luz.
La necesidad de una vivienda para millones de trabajadores y una coyuntura económica con una expansión del mercado de trabajo y con bajos tipos de interés, unido a los amplios márgenes de beneficios, aumentados por las facilidades de todo tipo dadas por las administraciones (locales, autonómicas y gobierno central) y combinado con el afloramiento de dinero negro de los últimos años producido en torno a la implantación del euro, atrajo gran cantidad de capitales al sector de la construcción. Todos estos elementos combinados han generado una burbuja especulativa (que cuando estalle, y ya hay síntomas de estancamiento en el mercado, arrastrará tras de sí a toda la economía del país) de enormes dimensiones.
Esta necesidad básica para millones de personas es tratada como una inmensa fuente de beneficios, que los empresarios tienen firmemente atrapada entre sus garras. De hecho las administraciones públicas han desaparecido prácticamente de escena.
El número de VPOs de promoción pública ha sido de unas ridículas 2.000 viviendas de media desde 1999. Ante esta situación el gobierno del PSOE planteó públicamente que la cuestión de la vivienda sería una de sus prioridades. Esa “prioridad” se concretó en el plan de vivienda que presentó el gobierno Zapatero.
Además de los tristemente famosos pisos de 30 m2 para jóvenes, sus principales objetivos son el de facilitar el acceso a la vivienda a 730.000 familias entre 2005-2008 (esto cubriría el 20% de las necesidades reales), el incluir en la nueva ley del suelo que el 25% del suelo de los nuevos desarrollos urbanísticos vaya a VPO, construir 105.000 viviendas destinadas a ser alquiladas, crear la sociedad pública de alquiler (un organismo que actúa de intermediario entre el arrendador y el arrendatario).
Es evidente que estas medidas no sirven, ni de lejos, para acabar de verdad con el problema, un ejemplo lo demuestra: la sociedad pública de alquiler al año de funcionamiento había gestionado la firma de mil contratos de alquiler a precios que se encontraban un 19% más bajos que en le mercado libre (lo cual es muy positivo desde luego), pero el problema es que, como los propios responsables de esta sociedad han reconocido, estos alquileres tramitados por esta sociedad pública no sobrepasarán el 2% del total del mercado.
Pero lo más grave es que analizando el presupuesto del Ministerio de Vivienda para 2006, este no llega ni para cumplir una pequeña parte de dichos objetivos. Así el 41% del presupuesto va a subvenciones de hasta 10.000 euros para la entrada de un piso. También para subvenciones para facilitar el acceso a un alquiler a menores de 35 años y también subvenciones para los que los alquilen.

La vivienda: una fuente más de beneficios
para el capitalismo

El gobierno enfoca el tema como un sector económico más bajo el capitalismo, cuya tasa de beneficios hay que sostener, asumiendo que uno de sus objetivos prioritarios es evitar el hundimiento de los precios. Respecto a la política sobre la vivienda bajo el capitalismo Engels escribía: “En la sociedad actual, el problema de la vivienda se resuelve exactamente igual que otro problema cualquiera: por la nivelación económica gradual de la oferta y la demanda, solución que reproduce constantemente el problema y que, por tanto, no es solución.”
Partiendo de esto su plan de vivienda está elaborado persiguiendo ante todo el consenso entre las empresas constructoras, las inmobiliarias y los bancos. Pero el único plan capaz de abordar seriamente el problema de la vivienda, debe empezar por arrancar este sector de manos de los empresarios y banqueros y sacarlo del mercado. El plan de construcción de viviendas y los recursos destinados a él, debe de estar orientado por la satisfacción de las necesidades de la mayoría de la población, no por el beneficio privado. No puede haber acuerdo posible con los que se enriquecen a costa de nuestro sudor y esfuerzo.
Es imprescindible poner en marcha un plan estatal en coordinación con ayuntamientos y CCAA para construir dos millones de viviendas públicas en cuatro años, para garantizar alquileres con una renta no superior al 10% del salario. Esta medida es inaplicable si el gobierno no cuenta con los medios necesarios, por tanto es necesario la nacionalización de las grandes empresas constructoras que hacen de un derecho básico como el de la vivienda un negocio multimillonario. Además el plan de construcción debería estar controlado democráticamente a través de las Asociaciones de Vecinos, los sindicatos obreros y las propias asambleas de jóvenes y trabajadores sin casa, en cada localidad del Estado.
Por otro lado es inaceptable que más de tres millones de viviendas estén vacías en este país, por lo que el gobierno tendría que elaborar un plan para obligar a sus propietarios a ponerlas en régimen de alquiler sin que estos sobrepasen el 10% de los ingresos salariales, si se negaran, las viviendas deben se expropiadas y convertidas en públicas.
Otra medida clave sería la expropiación, sin indemnización, de todo el suelo acumulado por los grandes promotores inmobiliarios.
Estas medidas supondrían un enfrentamiento abierto con los grandes capitalistas ya que una de sus principales fuentes de beneficios les sería arrebatada para pasar a estar al servicio de la sociedad, por lo que sólo con la lucha podremos hacerlas realidad.
Debemos exigir al gobierno la puesta en práctica de un programa auténticamente socialista; ninguno de los problemas fundamentales que nos afectan (acceso a la vivienda, sanidad, educación, pensiones, etc.,) encontrarán una solución duradera bajo el capitalismo; es necesario expropiar a los capitalistas y poner la riqueza de la sociedad, bajo control de los trabajadores, al servicio de la satisfacción de las necesidades sociales.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2007 en Denuncia

 

>Forum Filatélico y Afinsa Una estafa amparada por las leyes del capitalismo


>Autor : Juan Ignacio Ramos
Fecha : ( 24-Mayo-2006 )
Categoria : Estado Español
Más de 350.000 personas han sido victimas de la mayor estafa financiera de la historia de nuestro país. Dos empresas de solera, Forum Filatélico y Afinsa, con una actividad reconocida durante más de dos lustros y cuyos directivos se codeaban con lo más granado de las altas finanzas y la buena sociedad, escondían un jugoso negocio basado en el timo de estampita: ofrecer altas rentabilidades a través de la tenencia en deposito de sellos sobrevalorados hasta en un 800%. Todo este chiringuito financiero contó con el respaldo publicitario de los grandes medios de comunicación y la vista gorda de los gobiernos del PSOE y del PP, que engrosaron en las arcas de Hacienda miles de millones de pesetas sin investigar absolutamente nada. Ahora, con algunos altos directivos de ambas empresas en prisión, el Gobierno y numerosos cronistas desde sus columnas periodísticas abogan por que el Estado se lave las manos en tamaña estafa alegando lo de siempre, que con dinero de “todos los españoles” no se cubra una deuda motivada por la “avaricia” de aquellos que quisieron hacer buenos negocios con sus inversiones. Sin embargo, la cuestión es que este engaño, que ha servido para lucrar con miles de millones de euros a capitalistas sin escrúpulos, supone una auténtica tragedia para miles de familias trabajadoras que enredadas por lo que en apariencia era un buen negocio, han comprometido los ahorros de toda su vida.

Según las investigaciones de la Agencia Tributaría, Fórum Filatélico y Afinsa ocultaban un desfase patrimonial en 2004 de 3.500 millones de euros. Según esta misma investigación, entre 1998 y 2002, Afinsa pago 57 millones de euros por unos sellos que luego vendió a sus clientes por 723 millones. ¿Cómo fue posible llevar a cabo tamaño engaño sin despertar las sospechas de los clientes? En primer lugar por que ninguna de las empresas faltó a sus compromisos de devolución de los intereses, que oscilaban entre un 6% y un 12% de los depósitos realizados. En un momento en que los tipos de interés bancarios son bajos, y cuando muchas familias humildes no pueden invertir en los fabulosos negocios especulativos de la bolsa o el sector inmobiliario, que realizan con total impunidad grandes inversores y empresas de la construcción, esta rentabilidad aseguraba la lealtad de los clientes. En segundo lugar, la captación de los capitales se realizaba a través de una red de miles de agentes que publicitaban la oferta de ambas empresas a través del boca a boca, involucrando a los círculos familiares y de amistad en el supuesto negocio.
Para cubrir con un tupido velo sus responsabilidades y desviar la atención, el Gobierno y los editoriales de los grandes medios de comunicación han puesto el énfasis en que ambas empresas eran caladero de blanqueo de dinero. Que duda cabe que muchos empresarios habrán lavado dinero de sus actividades en un negocio que no tenía la calificación de actividad financiera, sino mercantil, y que por tanto tributaba en una cuantía ínfima a Hacienda. Pero lo fundamental de este caso es que la inmensa mayoría del capital estafado proviene de familias que veían en estas inversiones un seguro para sus ahorros, para su jubilación, o una forma de completar sus futuros ingresos. El hecho de que pueblos y localidades enteras de Castilla la Mancha, Castilla León, Extremadura o Andalucía, se hayan visto atrapadas en esta estafa indica ante lo que realmente estamos.

La responsabilidad del Estado

La investigación de la Agencia Tributaria comenzó en 2003, cuando los inspectores de Hacienda escrutaron las contabilidades comprendidas entre 1998 y 2003. Según sus conclusiones ambas sociedades no tenían capacidad financiera para soportar la cuantía de los compromisos que habían adquirido con los clientes. Este informe fue la base para la actuación de la Fiscalía Anticorrupción, que culminó en la querella presentada el pasado 24 de abril. En dicho informe se determinó que el proveedor habitual de Afinsa, Francisco Guijarro, había vendido a la empresa sellos de muy escaso valor por una cuantía de 57 millones de euros y a su vez Afinsa los había colocado a sus clientes por más de 700 millones de euros. Lo más increíble de esta investigación es que la Agencia Tributaria reconoce textualmente que los contratos comerciales de Afinsa “Consisten en la captación de ahorro público realizada por la sociedad mediante unos contratos de venta de sellos de inversión equivalentes a préstamos retribuidos”. Como señala la edición de El País el 23 de abril, esta definición de la Agencia Tributaria conduce a considerar a Afinsa como un negocio de tipo financiero pese a “que los legisladores del Gobierno del PP habían excluido a esas empresas de la exigente y rigurosa regulación correspondiente a las empresas que ofrecen productos financieros”.
Que el PP tiene una probada responsabilidad en mirar a otro lado y amparar esta estafa, como hizo durante ocho años con la trama de corrupción que se enseñoreo de Marbella o con los pelotazos inmobiliarios a costa de obras públicas gestionadas por la derecha, esta más que demostrado; pero lo que no dice el diario El País, es que con su complicidad y con la del anterior gobierno del PSOE este tipo de negocios, emblemas del funcionamiento “excelente” del capitalismo, fueron alentados y publicitados sin ningún escrúpulo.
En un reciente artículo de Juan Torres, catedrático de Economía de la Universidad de Málaga, se denuncia estos hechos: “El 26 de mayo de 2002, se publicaba en El País un artículo con un título -ya de por sí significativo- ‘Piezas de colección muy rentables. La inversión en sellos alcanza rendimientos anuales por encima del 10%’. Entre otras cosas, el mencionado artículo decía lo siguiente: “El sello constituye la inversión en bienes físicos más rentable. Los rendimientos pueden triplicar la inflación y sobrepasar con amplitud el 10%… Las sociedades de asesoramiento filatélico advierten que sólo ellas pueden ofrecer las garantías para culminar con éxito una operación, ya que los términos de la inversión se recogen en contrato, incluso los seguros sobre las piezas…Y es un valor refugio en tiempos de crisis e incertidumbre. En ocasiones, una colección ha salvado el destino de más de uno, al llevársela debajo del brazo en una contienda”.
Como afirma Juan Torres, no fue solo El País. “El diario El Mundo escribía más o menos lo mismo en mayo de 1996: ‘Invertir en Sellos, una Afición Rentable’…. La otra forma de invertir, más reciente, es la inversión dirigida. Se realiza a través de sociedades filatélicas, empresas de reconocido prestigio, con las que hay que firmar contratos legales muy claros, que trabajan con el mismo fin: para que alguien que no es experto, o que no quiera hacerse experto, pueda disfrutar de las ventajas del sello como inversión”.
Para continuar con los informes de la Agencia Tributaria, lo más surrealista es que el Director del Servicio Jurídico de dicho organismo subrayó en un informe fechado el 11 de julio de 2005 que, aunque el proveedor Francisco Guijarro incurrió en un delito contra la Hacienda pública, no se puede considerar como estafa la actividad de Afinsa. El informe señala lo siguiente: “Aunque la sensación de riesgo es elevada, resulta difícil tipificar los hechos descritos como delito de estafa. Para justificar esta afirmación debe admitirse que los hechos sólo serían constitutivos de un delito de estafa en grado de tentativa (no existe consumación)” y según el informe esto no concurre en el caso. Para el jefe jurídico de la agencia, Afinsa “quizá se aparta de los principios de prudente administración, evidenciando un riesgo, pero no que no se materializan o personifican en un concreto perjudicado”.
Es absolutamente increíble que desde las altas instancias del Estado se haya actuado de esta manera amparando una estafa de proporciones descomunales. La actuación final de la Audiencia Nacional, enviando a prisión a cuatro directivos de Fórum Filatélico y otros cuatro de Afinsa, acusados de estafa agravada, blanqueo de capitales, administración desleal e insolvencia punible una vez que el caso podía convertirse en un problema político para el gobierno Zapatero, no puede ocultar que todo esta gigantesca trama se ha realizado ante las narices de los diferentes gobiernos y con la permisividad de las autoridades económicas.
En el año 2004, La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) realizó un informe que envió al gobierno en el que alertaba del gran riesgo que entrañaban las inversiones en estas empresas. Como sus portavoces denunciaron “la prensa extranjera se hizo más eco de nuestras denuncias que los medios de comunicación nacionales”. Lo mismo ocurrió con la denuncia del semanario financiero estadounidense Barron’s que en mayo de 2005 publicó un extenso reportaje demostrando el timo que suponía la inversión en Afinsa.

En defensa de las familias trabajadoras que han sido estafadas

Esta estafa es una prueba más, las hay a millones en todo el mundo, de cómo el funcionamiento del capitalismo supone una auténtica pesadilla para la clase obrera. No es la primera estafa ni será la última. Sin embargo, todos los organismos de la clase dominante, desde los medios de comunicación hasta las Instituciones del Estado, lo único que hacen es echar balones fuera y descargar sus responsabilidades. También lo hace el gobierno del PSOE que por boca de su ministro de Economía afirmó que el Estado no puede respaldar los millones estafados a miles de familias trabajadoras.
En realidad esta actitud es la consumación de este gran timo y revela el auténtico carácter de clase del Estado, y también de la política del gobierno. Cuando el primero de Mayo, Evo Morales decretó la nacionalización de los hidrocarburos y la producción de gas, afectando de esta manera a multinacionales como Repsol, todos los medios de comunicación de la burguesía pusieron el grito en el cielo y exigieron una intervención decidida por parte del gobierno. ¡Faltaría más! Los sacrosantos benéficos de los capitalistas españoles, que han saqueado la riqueza del pueblo boliviano y del conjunto de América latina, tienen que ser defendidos cueste lo que cueste. En sus exigencias, las tribunas periodísticas de la burguesía se llenaron de declaraciones demagógicas identificando a una multinacional como Repsol con los intereses de todos los españoles. En este caso, el gobierno de Zapatero envió una delegación del más alto rango para defender a Repsol y al BBVA y garantizar que los miles de millones de beneficios que estas empresas obtienen robando al pueblo de Bolivia sean garantizados. En esta campaña, el diario El País se ha distinguido por su vehemencia, exigiendo día sí y día también la intervención del Estado español en Bolivia y condenando la actuación de Evo Morales.
Siempre que se ha producido una quiebra importante, como en su día fue Rumasa o Banesto, el Estado, con dinero de todos los contribuyentes y el beneplácito de todos los defensores del capital, ha saneado estas empresas y las ha vendido posteriormente a precio de saldo a otros loables empresarios que solo han tenido que dar a la maquina para obtener multimillonarios dividendos.
Pero ahora la cosa es “diferente” Ahora se trata de los ahorros de decenas de miles de familias obreras y, claro, el rasero no puede ser igual. En su editorial del pasado domingo 14 de mayo el diario El País sentenciaba: “No parece pertinente aplicar a este caso el principio jurídico de responsabilidad subsidiaria del Estado. No sería justo que los contribuyentes sufragaran con sus impuestos la falta de prudencia de quienes eligieron inversiones de mayor riesgo ante la promesa de rendimientos superiores.” ¡Que ejemplo de hipocresía y cinismo! Para El País, las familias obreras engañadas cruelmente por estas empresas son como brokers de la bolsa que eligieron inversiones de alto riesgo. No se puede tener más cara dura.
Lamentablemente estos argumentos han encontrado eco en algunos sectores de la izquierda, que culpabilizan a las familias trabajadoras por no tener conocimientos en las altas finanzas. Sin embargo, los marxistas, y todos aquellos que defienden consecuentemente los intereses de los trabajadores debemos de adoptar un punto de vista muy diferente. Esta estafa es responsabilidad del capitalismo y de sus instituciones. Por eso estamos de acuerdo en que no sean otros trabajadores los que se hagan cargo de este engaño, sino sus auténticos responsables.
En primer lugar el gobierno tiene la obligación de incautar todo el patrimonio de los propietarios y directivos de Fórum Filatélico y Afinsa. Todos los chalet de lujo, todas las propiedades inmobiliarias, todas las empresas e inversiones. Estamos hablando de miles de millones de pesetas. Que les expropien hasta el último euro para garantizar los depósitos de las familias trabajadoras. Obviamente todos aquellos que tienen inversiones multimillonarias en estas empresas para blanquear capitales no pueden tener ninguna compensación. Y para establecer quien puede acceder a estas compensaciones, quien ha invertido realmente sus ahorros en esta estafa, se debe formar una Comisión de Investigación Independiente, integrada por representantes de los sindicatos de clase, Asociaciones de Consumidores, de los afectados elegidos en asamblea en las diferentes provincias, y miembros de la administración. Por otro lado este negocio no era un simple trato mercantil sino un fabuloso entramado financiero que se ofertaba como tal. La gran banca también es responsable de esta situación, pues a través de ella se han colocado miles de millones de euros en negocios lucrativos por parte de los propietarios de ambas empresas. Por tanto el Fondo de Garantía del Banco de España debe cubrir las necesidades que resulten de este desaguisado, y que los auténticos responsables del funcionamiento de la economía de libre mercado hagan frente a sus obligaciones.
Las organizaciones sindicales y políticas de la izquierda, empezando por CCOO, UGT e IU deben tomar este asunto como propio y obligar al gobierno del PSOE a que cumpla con su responsabilidad que nos es otra que ofrecer una solución a las victimas y el castigo más ejemplar a los responsables.
El timo de la estampita, como sarcásticamente han calificado a esta estafa los ingeniosos periodistas de El País o El Mundo, esconde en realidad el timo del capitalismo. Una prueba más de la necesidad de enviar a este sistema al basurero de la historia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2007 en Denuncia

 

>Dinero llama a dinero Los ricos, cada vez más ricos


>Autor : Mónica Iglesias
Fecha : ( 06-Abril-2006 )
Categoria : Estado Español
Vivimos tiempos de inestabilidad. Las excesivas aspiraciones de los trabajadores en todo el mundo amenazan con provocar la quiebra de la cohesión social y el fin del estado de bienestar en un país tras otro. Eso es al menos lo que quieren hacernos creer cada día aquellos que menos padecen las penalidades y la incertidumbre económica. En los países más desarrollados, declaraciones insistentes de la patronal, que abogan por una “necesaria” y “urgente” reforma laboral, continuas alertas sobre la insostenibilidad del sistema público de pensiones si no se aumenta la edad de jubilación, llamamientos a la moderación salarial y a la necesidad de trabajar más horas, constantes reducciones de plantillas en las empresas públicas y privadas, el fin de la “tutela” del estado y los subsidios… Y multitud de estudios, cumbres y reuniones inútiles de instituciones y gobiernos de todo pelo para concluir que en los países menos desarrollados la miseria avanza implacable, faltan el agua y los alimentos básicos, la educación y la sanidad universales son un deseo inalcanzable, la prostitución y la explotación infantil alcanzan cifras record, y la violencia y la barbarie son la realidad cotidiana para millones de personas.

Realmente, la burguesía no esconde las consecuencias de su sistema económico. Sólo que mientras se debate sobre este panorama desolador, el número de multimillonarios se ha incrementado nuevamente este año, y el total de las fortunas personales que atesoran alcanza cifras tan astronómicas que se escapan de la comprensión del común de los mortales. Es entonces cuando uno empieza a ponerle nombre y apellidos a la riqueza más escandalosa, rostro al derroche y el lujo, y lugar de residencia a la opulencia más indigna. Verdaderos habitantes del paraíso, del cual ellos han desterrado al 99% de la humanidad.
Son empresarios, terratenientes, o ambas cosas a la vez, propietarios de medios de comunicación, amigos personales de presidentes y primeros ministros, quitan y ponen gobiernos, toman decisiones económicas que conllevan cierres de empresas, destruyen puestos de trabajo, mueven sus capitales de un lugar a otro del planeta, buscando el mejor postor para sus intereses, viven hasta 15 años más de media que un obrero…, y de vez en cuando asisten a una cena benéfica, visitan a los niñitos hambrientos o huérfanos en el tercer mundo, levantan un hospital en un lugar remoto o hacen donaciones admirables, que las más de las veces conllevan interesantes desgravaciones fiscales.
Tan sólo los veinte más ricos de ellos tienen una fortuna personal de 371.000 millones de dólares, y un puñado de 500 poseen un patrimonio que supera ampliamente los mil millones. En el año 2005, el número de milmillonarios se incrementó en 102 personas más, hasta los 793. Son una muestra admirable de multiculturalidad y podemos encontrarles en los cinco continentes… Ricos de países ricos y ricos de países devastados por la pobreza. Las últimas incorporaciones: prósperos empresarios chinos, forjados al calor de la nueva economía capitalista en ese país. Este selecto puñado de “ultrarricos” son la cabeza más visible de una élite social compuesta por unas 78.000 personas, cada una de las cuales supera los treinta millones de dólares.

‘Los empresarios, verdaderos creadores
de riqueza’

Esta frase hecha, repetida hasta la saciedad por decenas de tertulianos, “generadores de opinión”, y demás lacayos mediáticos, y que se asume sin ningún tipo de discusión entre sectores amplísimos de las direcciones sindicales y de la socialdemocracia, es quizás el mejor ejemplo de la impagable labor ideológica que se realiza día tras día para convencernos de que realmente, no sólo no debemos cuestionarnos el desigual reparto de la riqueza en el mundo, sino de que debemos agradecerles el esfuerzo de proporcionarnos, a algunos de nosotros, un puesto de trabajo con el que ir tirando el tiempo que nos toque vivir en este valle de lágrimas. Y mientras se renuevan pactos sociales y acuerdos que fijan el incremento salarial en el 2%, el número de ricos en el Estado español (con un patrimonio superior al millón de dólares) aumentó en el 2.004 un 8,7% hasta llegar a un total de 141.000
Rafael del Pino, accionista principal de Ferrovial, consiguió pasar de 1.500 millones de dólares en 2002 a 6.500 en 2005. Otros que tampoco tienen que preocuparse por su jubilación serían Polanco (2.700 millones), el banquero Botín (1.700) o Alicia Koplowitz (1.500). Pero el más rico entre los ricos del país continúa siendo Amancio Ortega, dueño de Inditex. Su patrimonio alcanza los 14.800 millones de dólares y es el quinto hombre más rico de Europa. Ha conseguido incrementar su fortuna personal en dos años en más de 4.000 millones de dolares.
El número uno de los millonarios en Europa corresponde a Ingvar Kamprad, fundador de la ecológica y campechana cadena de muebles IKEA, con 23.500 millones de euros. Tras él, Bernard Arnault, del grupo de artículos de lujo Louis Vuitton, los Albrecht de supermercados ALDI o la accionista de L´Oreal, Liliana Bettencort.
Y entre esta marea de cifras inabarcables, el dato de que el número de niños pobres ha crecido en 17 de los 24 países de la Unión Europea, según un reciente informe de Unicef.
El mismo contraste entre ricos y pobres que podemos ver en Estados Unidos, el país que concentra el mayor número de multimillonarios, 371 (Bill Gates tiene ya más de 50.000 millones de dólares) y en donde se contabilizan 36 millones y medio de pobres. A muchos de los cuales pudimos ver chapotear tras el desastre del Katrina mientras el gobierno negociaba con empresas privadas el precio por cadáver retirado.
En el castigado continente latinoamericano, 25 personas figuran también en la lista de las 500 mayores fortunas. Uno de los más poderosos es el venezolano Gustavo Cisneros, dueño de la cadena Venevisión, que apoyó activamente el golpe de estado contra Chávez en el 2002. El mejicano Carlos Slim, dueño de Telmex y Telcel, los brasileños Joseph y Moisés Safra (dueños del banco Safra, y de la mayor productora de celulosa brasileña) o Andrónico Luksic, de Chile, que controla un grupo de 3.400 millones de dólares que incluye a la minera Antofagasta, la compañía de cobre más grande del mundo.

‘La moderación salarial es fundamental para la buena marcha de la economía’

Este es otro de los argumentos recurrentes en boca de la burguesía y sus representantes políticos, que no se aplican por supuesto, a ellos mismos. Lo bueno que tiene ser rico es que además de tener un saneado patrimonio personal, empresas, acciones y lo demás, cuando “trabajas”, te corresponde un sueldo también de rico. Por ejemplo el que le dan a Rodrigo Rato, en el Fondo Monetario Internacional, es de mil euros diarios. Un poquito por encima de la media en el Estado español, que está en 51 euros diarios brutos y que, además, ha ido descendiendo paulatinamente hasta encontrarse al nivel de 1997. Poca cosa si lo comparamos con los 5,5 millones de dólares que recibió en el año 2002, en concepto de salario y complementos el director ejecutivo de Coca Cola. Es decir, más de 15.000 dólares al día, frente a los 57 dólares diarios que ganaba cualquiera obrero empleado en sus plantas. Este mismo año, la corporación despidió a 3.700 trabajadores.
Lo cierto es que viendo estos datos, sí va a ser verdad lo de que algunos sueldos suponen un lastre para la sociedad en su conjunto. Por supuesto, a estas cifras hay que añadir el coche de empresa, ayudas a la vivienda y a la educación, seguros médicos y planes de pensiones privados, primas, etc., que es lo que ofrece el 99% de las grandes y medianas empresas a sus altos ejecutivos.
¡Ah! Y la Casa del Rey dispone de un presupuesto familiar que para sí lo quisieran barriadas enteras de trabajadores: 24.794 euros diarios. ¿Cuántas viviendas de treinta metros cuadrados se podrían hacer con el montante anual, que es de más de nueve millones de euros para el 2006? ¿Y si lo multiplicamos por más de tres décadas de existencia de monarquía parlamentaria?

¡Sí hay dinero,
lo tienen los banqueros!

Esta fue y continúa siendo una de las consignas más coreadas en las movilizaciones de los estudiantes que reclaman mejoras en la depauperada enseñanza pública. ¿Demagogia radical? ¿Extremismo malintencionado? No lo parece, a la vista de los datos. Lo que sí es cierto es que cada vez el dinero de la banca se concentra en menos manos. Mientras que en 1984 el gran capital financiero en el Estado español estaba distribuido entre siete grandes bancos, hoy se concentra fundamentalmente en dos: el BSCH y el BBVA.
Emilio Botín, presidente del BSCH, obtuvo 600 millones de euros de beneficios, procedentes de su participación en una Sociedad de Inversión de Capital Variable, algo reservado a la élite que puede permitirse invertir un mínimo de dos millones de euros, y que tan sólo tributa a hacienda el 1% de las plusvalías generadas.
Por su parte, el presidente del BBVA, Francisco González presentó recientemente, entre la indignación de los pequeños accionistas, su plan de entrega de acciones que beneficiará a 1.800 altos cargos de la entidad. Este plan sustituye al que concluyó en el 2005 y que le reportó un beneficio personal de 4,8 millones de euros, amén de los cerca de 19 millones que percibió en concepto de salario y “otros extras”. De este nuevo plan se beneficiarán tambien de forma sustanciosa el consejero delegado, J. Ignacio Goirrigolzarri y el secretario del Consejo, José Maldonado.
Y para terminar este apasionante recorrido por el mundillo de los muy muy poderosos, todo un clásico: los terratenientes andaluces en la persona de su máximo exponente, la duquesa de Alba, recientemente galardonada con el título de hija predilecta de Andalucía. Enumerar todo su patrimonio resulta tan trabajoso como aprenderse la lista de los reyes godos, pero ahí va un botón de muestra. La duquesa musa de las revistas del corazón, culta, llana y pelín bohemia en su juventud, posee 7 cortijos en Sevilla que suman, entre olivares, construcciones y terrenos 2.823 hectáreas, y en Córdoba más de 3.200 hectareas valoradas en 13,7 millones de euros. Utiliza como residencia habitual el Palacio de Liria, en Madrid, pero suyos son tambien los Palacios de Monterrey en Salamanca y de Coria, en Soria. Además tiene propiedades en Marbella e Ibiza. Posee tres empresas (Euroexplotaciones, Eurotécnica Agraria e Inversiones Princesa) que declararon unos beneficios de 1,2 millones de euros, y por las que recibió en 2002 otros 3,8 millones en concepto de subvenciones. ¡Ole, ole y ole! Para los indignados jornaleros del SOC, desposeidos de tierra que trabajar, y que protestaban indignados por el citado nombramiento de hija predilecta, solo tuvo unas palabras; “yo a unos locos no les hago caso”. Pero, como dice la canción, “no estamos locos, que sabemos lo que queremos”. Los jornaleros pedían la expropiación de las tierras de la duquesa, y la retirada de las subvenciones. Esta reivindicación de los jornaleros del SOC queremos hacerla extensiva a todos los magnates aquí citados y a todos aquellos que por falta de espacio, nos ha sido imposible señalar. ¿No sería este un buen comienzo para empezar a limar las desigualdades sociales? Quizas así no fuera necesario acabar con las pensiones, los servicios sociales, o la sanidad pública. Que cada cual eche sus cuentas.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2007 en Denuncia

 

>Amancio Ortega, ¿un hombre sencillo?


>
Autor : Gloria Carneiro
Fecha : ( 12-Septiembre-2003 )
Categoria : Estado Español
El Militante

En El País Semanal del 30 de marzo (número 1.383) aparecía un reportaje sobre la vida discreta y austera de Amancio Ortega, propietario de Inditex, segundo grupo mundial de venta de ropa. Es el empresario más rico de España, por encima de fortunas como las de la familia Polanco o Botín y uno de los 18 más acaudalados del mundo según la revista Forbes, con una fortuna valorada en 8.400 millones de euros.

En época de vacas flacas el capitalismo tiene que mostrar un rostro más humano y Amancio Ortega se ha convertido en el paradigma español del mismo, o por lo menos esa es la imagen que nos quieren vender. Lejos queda el modelo de ejecutivo agresivo, de gomina, traje de diseño y masters en el extranjero. La empresa Inditex recibió en octubre del 2001 la visita de una representación de la ONU, encabezada por el adjunto de Koffi Annan, Michael Doyle, debido a la incorporación de la empresa al Pacto Global de la ONU, demostrando que “la globalización puede ser más, siempre y cuando se establezcan los mecanismos necesarios para evitar las desigualdades sociales”. Eso, junto con la creación de la Fundación Amancio Ortega, o artículos y reportajes como el citado al principio nos venden la imagen de un empresario paternalista, discreto, sencillo, austero, y de Inditex como una empresa modélica. Veamos algunos pasajes de El País Semanal, donde la redactora nos señala que “con él coincidimos en el comedor de empleados (…) El hombre sin voz y sin rostro era tan inaccesible para los medios de comunicación como cercano para cualquiera de sus empleados”, intentado poner de relieve la cercanía del presidente de la compañía que come con el resto de los asalariados como si de una gran familia se tratara. La realidad es que el complejo Inditex dispone de cuatro comedores ubicados en edificios distintos; en uno de ellos, el GOA, es donde comen Amancio Ortega y los directivos de la empresa. Además esa camaradería es bastante difícil en un monstruo empresarial como Inditex, que gestiona 25.000 nóminas, famosa por la competitividad entre sus subalternos que a Ortega parece le gusta fomentar, lógicamente, por el bien de la empresa.
Después nos habla del discreto modo de vida y sencillos gustos del empresario de moda: “Vive en un discreto bloque de pisos en el centro de La Coruña (…) Era asiduo del Gallo de Oro, donde gusta de comer huevos fritos con patatas (…) Prefiere conducir él mismo su Audi A-8 (…) El mayor signo de ostentación conocido era que condujo en tiempos un Porsche”. Si ese es el único signo de ostentación, ¿cómo caracterizan las siguientes propiedades? Amancio Ortega vive en un complejo residencial del barrio de Zalaeta frente a la playa del Orzan, A Coruña, zona conocida popularmente como Zaraeta por el gran numero de ejecutivos de la compañía que viven en ella. Además de otras viviendas en Sanxenxo o Marbella es propietario del linajudo Pazo de Anceis, que data del siglo XVII, con una superficie de 4.200 metros cuadrados y con una huerta que alimenta a la familia durante todo el año, y de cuyos frutos y animales lógicamente se encarga personal asalariado. Un camión Mercedes para trasladar a su hija a las competiciones a Francia, así como a la reciente inauguración del Centro Hípico Casas Novas. Un avión privado, aunque según el artículo de El País Semanal su Falcon 900 (modelo que sólo poseían seis o siete privilegiados en toda Europa) fue jubilado hace dos años, ahora Inditex dispone de un Global Express, fabricado por la canadiense Bombardier, un avión más moderno y que permite viajes transoceánicos. El yate Valoria, valorado en seis millones de euros, aunque claro, señala el artículo “ese yate en Palma o en Marbella no llamaría la atención de nadie”. Si esto es un modo de vida discreto y sencillo, cómo calificaría El País Semanal la vida de los millones de trabajadores de este país y de sus familias: ¿paupérrima?

Talleres clandestinos en el norte de Tánger

Sin embargo, hay otras noticias acerca de este Titanic de la moda que no salen en portada de los periódicos ni en las televisiones y que son igual de actuales y reales.
Por ejemplo, los buenos oficios del Departamento Jurídico han conseguido que no trascienda a los medios de comunicación españoles los pleitos y denuncias que le han interpuesto por fusilar prendas de diseño, o sus problemas con las autoridades mexicanas, que investigan si determinadas prendas proceden de China aunque la compañía española certifique que su origen es Hong Kong o Corea. La diferencia estriba en que en el primer caso se ve obligada a pagar un 533% de arancel, que se reduce en el segundo caso a un 35%. Sí son conocidos sus problemas con diversas organizaciones feministas de Madrid, Barcelona y otras ciudades, que bajo el lema “con sus tallas y contratos Zara ahoga a las mujeres”, aunque la información sobre estas denuncias hace hincapié en la escasez de tallas y de sus diseños, que venden una imagen de la mujer imposible de mantener, callan que se denuncia, sobre todo, la explotación de las mujeres, tanto de aquéllas que trabajan en la esfera de producción como en la de venta, como señalaron los grupos de mujeres reunidas en el Foro Social Trasatlántico y en el que Inditex basa sus enormes beneficios.
La campaña “Ropa Limpia” de la ONG Setem, que tras estudiar la situación de veinte talleres clandestinos en Tánger, entre marzo del 2001 y marzo del 2002, alerta que las compañías españolas Inditex, Mayoral y El Corte Inglés han subcontratado, “de modo consciente o no” los servicios de esos talleres ilegales que funcionan de modo clandestino y explotan a los trabajadores, en su mayoría mujeres y niños. El 60% de los productos se habían fabricado para marcas españolas conocidas. En relación con esto, el 26 de mayo de 2002 se impidió la emisión del programa Línea 900 titulado Trapos Sucios, donde se implicaba, con nombres de marcas concretas, a empresas españolas en talleres de explotación en el sur.

‘Maquiladoras gallegas’

Mucho se ha escrito sobre Inditex y los métodos modernos aplicados a la industria textil, que han hecho que haya pasado de ser un experimento local y provinciano a ser el segundo grupo mundial de moda, objeto de estudio en todas las escuelas de negocios. ¿En qué radica el éxito de esta empresa? La directora del Informe Forbes señala que “Ortega ha realizado una maravillosa política de fabricación y distribución que hace que nuevos productos lleguen a la venta en un plazo de tres semanas”. La empresa utiliza el conocido método de producción just in time, indicando así que evita stocks de producción y pretende abastecer todo lo que la demanda en un momento dado pida. El just in time y el sistema de interacción entre los centros de fabricación y diseño y las tiendas descansa sobre una fuerza de trabajo tremendamente precaria y flexible, tanto en el Estado español como en otros lugares del planeta , hacia los que Inditex desplaza incesantemente la producción para abaratar costes y buscar condiciones que favorezcan la docilidad y flexibilidad laboral de los trabajadores de países con una legislación laboral más avanzada. De ahí las declaraciones de un representante sindical de CCOO: “No podemos presionar mucho ya que en Portugal producen a la mitad de precio” (El País Semanal). Esto significa cada vez más horas, más domingos y menos plantilla formal. ¿Y aquellas comisiones por venta? Se acabaron las vacas gordas. Cuantos más beneficios tiene la empresa menos tienen los trabajadores que la levantan. Estas condiciones obligan a los talleres a una sobrecarga de trabajo que puede llegar a jornadas laborales de entre 13 y 16 horas, incluso pasando noches sin dormir, todo por un sueldo mínimo para sobrevivir. A este horario infrahumano se le añaden las pésimas condiciones de trabajo: poca luz, mucho ruido, encargados en actitud chulesca… Para redondear el sueldo que ronda las 90.000 pesetas, muchas empleadas doblan turno con un horario que va desde las 8 h a las 24 h con media hora para comer. Los sociólogos gallegos Carlos Rabuñal y Marta Casal dicen: “Para Zara los talleres son únicamente un instrumento de alta productividad a bajo coste. En esos talleres se les fuerza a trabajar en condiciones pésimas”.
De diversos lugares, especialmente asiáticos, recibe Zara las telas cortadas de sus distintos modelos que posteriormente serán ensamblados por las cooperativas y talleres, sometidos implacablemente a la presión del just in time. Esta diversidad de proveedores le permite marcar el precio de la materia prima y también de la mano de obra.
Es difícil encontrar un estudio que analice de forma objetiva los sistemas de fabricación de cientos de talleres dispersos por Galicia y fuera de ella. Se podría intentar analizar con detalle la vida, no ya de los miles que están en plantilla, sino también de aquellos miles que trabajando exclusivamente para Inditex, formalmente no son sus empleados. Si en Galicia, el 40% del trabajo textil es sumergido, el 80% de ese trabajo precario corresponde a Inditex. Además, se calculan en 10.000 los trabajadores clandestinos de esta empresa. La doctora en Psicología del Trabajo y de las Organizaciones, Mar Iglesias, describe en su estudio: Panorámica sociológica del sector textil gallego, la imagen típica de la manufacturera textil gallega en economía sumergida: “Grupos de mujeres que acuden a los talleres a la hora señalada con el carro de la compra para recoger el material y llevárselo a casa”. La proliferación del trabajo clandestino, sin seguridad social, se mueve además en torno a los talleres subcontratados por Inditex y otras marcas de moda gallega, de cuyo éxito no se cesa de hablar en todos los medios de comunicación, sin que nadie se pregunte a costa de qué, o mejor dicho de quién. La situación laboral de esos trabajadores es tan precaria que se les denomina las maquiladoras gallegas.
En su afán por controlar todas las fases del proceso productivo y sacar el máximo beneficio a las empresas pequeñas, Zara sigue esta estrategia:
· Encarga a un pequeño taller un enorme pedido con plazo.
· El taller se pone a trabajar durante ese tiempo en exclusiva para ellos en tres turnos de trabajo, con horas extraordinarias, la jornada puede llegar a las 15 horas diarias.
· Si no acaban a tiempo Zara devuelve el pedido. A los quince días, dado que el taller necesita desprenderse de lo fabricado, Zara lo compra a mitad de precio.
· El taller se ha quedado sin cartera de clientes y en una situación económica penosa, muchos se hunden, momento aprovechado por Inditex para comprarlo.
También desde las cooperativas gallegas se oyen voces de queja, no basta con pagar religiosamente a primeros de mes, también es necesario ponerse al día y revisar los precios. En el libro de Cecilia Monllor, Zarápolis, una de las cooperativistas hace las siguientes declaraciones: “Zara es una apisonadora, se lo puede permitir todo. Nuestros problemas no son su problema, nosotros no somos Inditex y si no cumplimos las condiciones, a la calle. Trabajamos en exclusiva porque son los únicos que garantizan trabajo durante todo el año (…) Nos paga igual que hace once años. En cuanto hacemos el amago de protestar se salen con que en el mundo esta lleno de pobres desgraciados dispuestos a hacer el mismo trabajo por menos de la mitad, con lo que siguen pagándonos 350 pesetas por montar un vaquero de cinco bolsillos”.
Las empresas españolas están presentes en Marruecos a través de sedes propias, legales, mediante las que subcontratan a talleres clandestinos. El Khamliachi, miembro de la ejecutiva regional en Tánger de la Unión Marroquí del Trabajo, explica cómo en estos centros, que suelen emplear a sesenta personas sobre todo mujeres y adolescentes a partir de los doce años,
muchas analfabetas y forzadas a trabajar para ayudar a sus familias, la explotación es brutal. En caso de embarazo, despido. Descuento de días no trabajados por enfermedad. Frecuentes accidentes de trabajo consecuencia de una maquinaria vieja y obsoleta, cuyos gastos corren a cuenta del obrero. El concepto de enfermedad profesional es inexistente, a pesar de la alta incidencia de enfermedades dermatológicas, por el contacto con las telas; respiratorias, por la contaminación ambiental (falta de luz y ventilación) o lumbares, por las incómodas posturas. Generalización del trabajo infantil, niños de entre 12 y 16 años ocupan puestos de última categoría, cortando hilos o trasportando cajas de tela de una cadena a otra. Trabajan la jornada completa al mismo ritmo que los adultos, pero con mitad de sueldo. La palabra niqaba (sindicato en árabe), es desconocida para los obreros, cualquier reivindicación se resuelve con el despido. Toda la ropa confeccionada en esos talleres se exporta a países europeos, entre ellos Francia, Inglaterra, Alemania y España.
Por todo ello chocan sobre todo las declaraciones de Cándido Méndez: “La empresa tiene cierta reticencia hacia los sindicatos, pero Ortega no tiene un perfil antisindical”.
La ignorancia de la burocracia sindical no tiene límites, ¡recurrir al propietario de una empresa para conocer cuáles son las condiciones de trabajo de sus empleados! La realidad está en los talleres y allí es a donde se tendrían que dirigir estos líderes sindicales para conocer la realidad que se esconde tras estas modélicas empresas. Como señala una empleada entrevistada por Cecilia Monllor en el libro antes citado:
“Las horas extraordinarias no son obligatorias sólo en teoría, pero con contratos que se renuevan mensualmente, a ver quién es el que se atreve a decir que no (…) Lo que a Ortega le preocupa son los resultados, y no cómo se obtienen esos resultados. Esas pequeñeces las deja a mano de sus peones, esos jefecillos de mentira”.
Como vemos, Inditex ha sido una gran innovadora en la implantación de nuevos sistemas laborales, al igual que las grandes empresas españolas, han descubierto que esos nuevos sistemas realmente ya existían en el siglo XIX, y se resumen en una explotación salvaje de la clase trabajadora regresando a unas condiciones laborales propias de la Revolución Industrial, todo ello con la connivencia de importantes líderes políticos y sindicales de la izquierda que, como señalaba en una carta al número nº 140 de El Militante un ex trabajador de Zara: “Desalmados devoradores de fotos se dejan fotografiar con este mago empresarial sin importarles lo mas mínimo que se esconde debajo de este disfraz virtual”.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2007 en Denuncia